jueves, 13 diciembre 2018
01:51
, última actualización
Economía

"El ahorro en teléfono no estará en la tarifa sino en cómo la gestionemos"

Es el director general de Beyond Mobility , una compañía sevillana especializada en proyectos tecnológicos y soluciones de comunicación que nació en la crisis

el 03 dic 2011 / 20:19 h.

Javier Nedal y Matías de la Puerta, los dos socios que crearon la firma Beyond Mobility a finales de 2007.

Matías de la Puerta (Osuna, 1977) decidió poner en marcha una empresa junto a su socio Javier Nedal en el arranque de la crisis y no le va nada mal. Beyond Mobility, que es como se llama la firma que dirige, se dedica a proyectos tecnológicos y soluciones de comunicaciones, unos valores en alza en los tiempos que corren.

-Su empresa ha multiplicado su facturación por tres en plena crisis. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

-El secreto del éxito no existe. La razón es el trabajo. Además, Beyond Mobility arrancó cuando la crisis ya había comenzado, por lo que no hemos notado la diferencia entre los buenos y los malos tiempos. Los dos socios que decidimos poner en marcha la firma estamos muy implicados en el proyecto. Somos los que antes entramos y más tarde nos vamos a casa. Por otro lado, se trata de una iniciativa que se basa en la confianza en las personas que trabajan con nosotros, en transmitirle esa ilusión porque todo vaya cada día mejor.

-¿A qué se dedica Beyond Mobility?

-Tenemos varias líneas de negocio, aunque todas relacionadas con las telecomunicaciones. La primera de ellas está relacionada con la informática y la programación. Además, reciclamos teléfonos móviles y la que cuenta con más peso en estos momentos es la de distribuidor avanzado de la compañía Vodafone, que fue como empezamos.

-¿Cuál es su cliente potencial?

-En general nos dirigimos a las pymes, aunque en la rama de informática y programación abarcamos desde la pequeña a la gran empresa. No hay límites. En estos momentos le estamos prestando servicio a más de mil empresas. Como distribuidor de Vodafone sólo nos movemos por la provincia de Sevilla, aunque para el resto de proyectos estamos abiertos a toda España.

-¿Qué le motivó a poner una empresa en marcha en plena crisis económica?

-Decidimos montar una empresa así porque siempre nos habíamos dedicado a esto tanto mi socio como yo, trabajando para el sector de las telecomunicaciones por cuenta ajena. En mi caso, he sido comercial de telefonía varios años y también me he dedicado a temas de informática. Así, vimos la oportunidad de montar una firma por nuestra cuenta.

-A pesar de la coyuntura, ¿ha cumplido con los objetivos marcados en un inicio?

-Hemos cumplido con el crecimiento previsto y lo que sí estamos haciendo es apostar fuerte por las nuevas líneas de negocio, porque estas son las que tomarán un gran peso en el futuro. Ahora mismo, los contratos de las empresas están más enfocados a las tarifas de datos. Sin embargo, cada vez se ahorra menos por este lado porque el mercado está muy maduro y se está tendiendo a una tarifa plana. De ahí que las empresas tengan que hacer uso de firmas como la nuestra para ahorrar costes. Por ejemplo, hemos creado una CRM dentro de la línea de negocio denominada Beyond up, diseñado para mejorar el rendimiento comercial de las empresas para incrementar su productividad. El CRM no es más que una herramienta para gestionar a su cartera de clientes que se puede hacer a través del teléfono o del ordenador tanto en movilidad como en la oficina. Además, hacemos páginas web para que las empresas tengan presencia en la red y alojamientos de páginas y dominios -hosting-. Por otro lado, gestionamos y damos el servicio a la empresa en la nube.

-¿Se han concienciado ya las empresas españolas de preocuparse por estos asuntos?

-Todavía no. La pequeña pyme se preocupa más del móvil que le van a dar que de otra cosa. Se trata de una cuestión educativa. Y es que en los próximos cinco años, si un empresario quiere un móvil concreto lo tendrá que pagar y a lo que se va a tender es a la tarifa plana de datos. La única forma de ahorrar costes va a ser la utilización de programas que te ayuden a sacar rentabilidad al dispositivo, como el Whatsapp, que te resta facturación al final de mes. Nosotros nos dedicamos tanto a fabricar el programa como a gestionarlo. Además, asesoramos al empresario sobre qué programas son los que le vienen mejor a su negocio.

-¿Y la competencia es amplia?

-Hay muchas empresas con nuestro perfil en España. En Sevilla, hay otras firmas que también son distribuidoras de Vodafone pero no han diseñado otras líneas de negocio como hemos hecho nosotros. Nuestro objetivo es que el mercado perciba que somos diferentes y que ofrecemos distintas opciones a nuestros clientes en un sector caracterizado por ser muy ágil.

-Asegura que una de las cuestiones más importantes para el funcionamiento de su empresa son los trabajadores. ¿Cómo trabaja en este sentido para ganar su motivación?

-Trabajamos con una consultoría externa y tenemos un plan de recogida de trabajadores, para que la gente sepa perfectamente a qué se enfrenta antes de desarollar su trabajo. Se hace durante una semana para que el empleado sepa no sólo su labor, sino también sus condiciones. Además, intentamos evitar con este paso previo que se produzcan los típicos errores al comenzar un trabajo. Asimismo, la empresa le pone un tutor durante los primeros días. Para nosotros, el trabajador es lo más importante porque lo que hemos conseguido ha sido gracias a ellos. Tenemos que vender en la calle y los resultados vienen de la división entre rentabilidad y eficiencia del empleado, de ahí su importancia. Así, apostamos por el coaching entre los cargos directivos y la formación para los trabajadores que están a pie de calle para conseguir un buen ambiente. Hay que tener resueltas estas cosas antes de poder exigir.

-¿Qué expectativas tiene a medio plazo?

-Seguiremos creciendo, aunque a un ritmo menor que el de ahora. Así, el próximo año la facturación se incrementará un 20% mientras que el número de empleados, un 10%. Y eso que queda un año muy duro por delante. Nuestra idea es ahora rentabilizar lo hecho hasta ahora y estabilizar los costes para lograr la máxima eficiencia posible.

-¿Ha mirado a otros mercados como el sudamericano?

-No nos planteamos por ahora este asunto, aunque en la línea de negocio del reciclaje sí se trabaja con el exterior. Compramos aquí móviles usados y los exportamos a distintos países dependiendo de los modelos y la edad que este tiene, ya que hay algunos que se pueden utilizar de nuevo y otros no. En este sentido, colaboramos con ONG a las que mandamos una caja para los móviles usados y se los recogemos. Además, se les paga un 10% más. Asimismo, cada vez que un cliente entra en la web para vendernos un teléfono tiene la posibilidad de donarlo a una de las organizaciones sin ánimo de lucro con las que colaboramos.

  • 1