Local

El AKP prepara las posibles estrategias en caso de ilegalización

Antes de que termine este año, Turquía convocará nuevas elecciones generales si el Tribunal Constitucional decide a favor de la ilegalización del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 06:20 h.

TAGS:

Antes de que termine este año, Turquía convocará nuevas elecciones generales si el Tribunal Constitucional decide a favor de la ilegalización del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), según los planes atribuidos al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

El líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP, en la oposición), Deniz Baykal, ordenó al comité ejecutivo de su formación que esté preparado para afrontar unas elecciones "en cualquier momento", según informó hoy el diario 'Milliyet'.

La Fiscalía acusa al AKP de haberse convertido en "un núcleo de actividades antilaicas" por lo que exige su ilegalización y la inhabilitación de 70 de sus miembros, entre ellos el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y una treintena de diputados, lo que exigiría al menos unas elecciones legislativas parciales.

El rotativo nacionalista 'Aksam' aseguró hoy que el AKP ya ha hecho planes para afrontar una posible ilegalización.

El "Plan A" sería convocar unas elecciones parciales y presentar a Erdogan como candidato independiente, ya que la Constitución permite a los políticos inhabilitados que concurran a las elecciones siempre que no sea bajo las siglas de un partido.

El "Plan B" consistiría en convocar elecciones generales al mismo tiempo que las municipales, previstas en principio para 2009.

"Todos los planes tienen el mismo objetivo: reabrir el camino del gobierno a Erdogan", añadió 'Aksam'.

La encuesta realizada por "The International Republican Institute" de EEUU los pasados meses de marzo y abril indica que todos los partidos perderían apoyo electoral aunque el AKP continuaría en primer lugar.

Según el estudio demoscópico, el 35,3 por ciento de los electores votaría al AKP y el 15,1 al CHP, lo que significa una pérdida del diez por ciento para el primero y del cinco por ciento para el segundo respecto a las elecciones de julio de 2007.

El 28,8 por ciento de los entrevistados se mostraron indecisos.

Derya Sazar, analista de 'Milliyet', escribió hoy que el AKP ganará las próximas elecciones puesto que la oposición es incapaz de crear "esperanza", mientras que Yalçin Dogan, en 'Hürriyet', dijo que se ha creado un "vacío político" entre gobierno y oposición.

Por otra parte, una investigación social del centro PEW de EEUU confirmó que el 73 por ciento de los ciudadanos turcos consideran "mala" la situación económica del país a causa de las políticas fiscales del gobierno y el 55 por ciento cree que "empeorará".

Otro estudio, esta vez de la Universidad Bahçesehir de Estambul, reveló que los partidos políticos conservadores tienen mayor facilidad para "hablar con los turcos".

De acuerdo a los resultados de esta encuesta sobre cuáles son los valores más importantes en política para la opinión pública, el 70 por ciento consideró importante la religión y el 59,9 por ciento afirmó que "un político que no cree en Dios no debería tener un cargo público".

También aumenta hasta el 59 por ciento el nivel de personas que prefieren "un líder fuerte" y el 70 por ciento preferiría que fuesen expertos los que tomasen las decisiones en lugar del gobierno.

El primer ministro Erdogan ha ordenado a sus diputados que no abandonen la capital turca hasta que se conozca la decisión del Tribunal Constitucional.

Además, el Parlamento no descansará este verano, dos tácticas que, según los expertos, están dirigidas a mantener bajo control a los parlamentarios del AKP en caso de que sea necesario crear un nuevo partido político para participar en unas eventuales elecciones anticipadas.

La situación económica del país no es el único problema que afecta al AKP, ya que también se enfrenta a la pérdida de apoyos de entre los sectores liberales que le acusan de olvidarse de las reformas democratizadoras.

Precisamente hoy la prensa dio a conocer la dimisión de Reha Çamuroglu, perteneciente a la minoría aleví (chiíes heterodoxos y progresistas), como asesor de Erdogan por la falta de reformas.

Sin embargo, la falta de una opción política creíble en la oposición, convierte a Erdogan en el único candidato a gobernar de nuevo el país.

  • 1