sábado, 16 febrero 2019
10:28
, última actualización
Deportes

El Alcalá sube a Segunda B

El Alcalá de José Antonio Asián certifica su regreso a Segunda B tras firmar una campaña sobresaliente y gracias a su decisiva victoria en el Francisco Bono ante el Corralejo (3-0). 

el 23 may 2010 / 15:37 h.

Los jugadores del Alcalá celebran el ascenso en el vestuario.

Pedro Carrión, Gonzalo y un rival deprimido y que especuló hasta el final con su renta de la ida fueron los artífices del ascenso del Alcalá, que regresa a Segunda B tras certificar una campaña brillante. 

Fue el final de 180 minutos eternos en los que el clima fue definitorio. En Fuerteventura, el aire y la calima se aliaron con un Corralejo sin un referente claro, y en el Francisco Bono fue un sol de justicia el que abrasó al cuadro canario, derretido y enterrado en lágrimas de lamento.

Las muecas de José Antonio Asián eran el vivo retrato de un día histórico. Ahora, y con el móvil del secretario técnico, Manolo Gavín, a plena cobertura, el destino exige una nueva etapa.

En el encuentro, Asián respetó su ideología y optó por un 4-4-1-1. Platero ejerció de mediapunta, y Pedro Carrión, puro caviar en una carta de potaje y ensalada, de '9'. La apuesta era firme. El objetivo, un principio irrenunciable.

El Corralejo, con una defensa torpe y sin coordinación, renunció al balón y se agazapó en su área. Avisó el propio Carrión cuando el once canario aún no había digerido el sol que fue incinerándole a ritmo lento.

Y el Alcalá, cual Saturno mitológico, fue devorando los argumentos del plantel majorero. Y en el minuto 17, el técnico local alzó los brazos. Pizarra sobre el césped y Hermosín de ejecutor. La elegante cabeza de Pulido impactó en el cuero, que besó la red.

El 1-0 descompuso al Corralejo, inquieto y que achicaba espacios con la lentitud y parsimonia de aquel que siente pánico. Y hasta miedo escénico. El preparador naranja, Miguel Santana, reubicó a Yeray, que en el repliegue convertía la disposición insular en un claro 4-5-1.

Y fue en una acción de tiralíneas cuando el cuadro alcalareño consiguió el 2-0. Otro sedoso envío de Hermosín fue empalmado de cabeza por Carrión, letal, cazador furtivo, insaciable luchador. El 2-0 desconectó al Corralejo, desorientado y con la brújula en el Enrique Carreño.

Hasta el período de asueto, los alcoreños acariciaron la sentencia, aunque Gero, veterano y con mil batallas en su hoja de ruta, arañó segundos al crono.

Nuevo panorama

Tras el tiempo de descanso, el Corralejo fijó el plato y buscó las primeras rampas del puerto. Y en plena ascensión atacó a un Alcalá desconcertado. Santana había roto el guión con la sustitución de Héctor, músculo y centímetros, y los locales trataban de visualizar el plan.

Arriesgó Alberto Ferrer, un jugador de Segunda B castigado en la Tercera canaria, y se unió al festival Yeray, cuyo zurdazo escupió el viento y el aliento de una grada atemorizada. Eran los minutos de mayor tensión y Asián dibujó la autopista.

Había que descuartizar a los naranjas con puñaladas a las bandas. Y en apenas un intervalo de 60 segundos hubo dos réplicas del terremoto del primer acto.

Nandi y Pulido, en sendas jugadas de estrategia, no supieron batir a Gero, con cara de miedo. Y fue Gonzalo Triguero Cruz, con los visitantes asidos a la bandera blanca y suplicando clemencia, el encargado de obrar la hazaña. Toni había sustituido a Hermosín y los carriles de ataque serían auténticas calzadas para circular.

En una internada diabólica de Platero, y con la colaboración del fatigado Cristian, el catalán sirvió a Gonzalo, que machacó a Gero. El gol multiplicó los decibelios del Francisco Bono y las pulsaciones de un Asián eufórico.
Pero fue entonces cuando el de Coria pensó con frialdad.

Congeló su corazón y concedió el protagonismo a su cerebro. Y de ahí brotó su apuesta. Con la roja a Gonzalo, un 4-4-1. Ordenó retroceder y sonrió. Era su momento de gloria. El ascenso ya lucía elegante camino de la Avenida de Santa Lucía y el teatro silenció.

Fútbol-arte en defensa y velocidad en ataque, el Alcalá ejerció de tirano impasible. Sólo un gol anulado al Corralejo en el tiempo de prolongación agarró el alma de Pulido. El capitán alzó los brazos cuando Castillo Peláez señaló el final. Pedía refugio en la gloria, allí donde ya habita con los grandes. Y Asián. El genio.

Ficha técnica: 

Goles: 1-0, m. 17: Pulido, a centro de Hermosín. 2-0, m. 26: Pedro Carrión, tras servicio de Hermosín. 3-0, m. 73: Gonzalo, a pase de Platero.

CD Alcalá: Marcos; Jairo, Pulido, Nandi, Velázquez; Gonzalo, Marcos García (Winde, m. 90), Ángel Luis, Hermosín (Toni, m. 72); Platero; y Pedro Carrión (Parra, m. 86).

CD Corralejo: Gero; Alberto Ferrer, Cristian (Ubay, m. 81), Graciano, Antonio (Tete, m. 60); Pablo (Héctor, m. 45), Yeray, Alberto, Fali, Isa; y Lauren.

Árbitro: Castillo Peláez, de Extremadura. Expulsó al local Gonzalo (m. 78). Amarilla al local Pulido; y a los visitantes Isa y Fali.

Incidencias: 2.000 espectadores en las gradas del Francisco Bono.

  • 1