Local

El alcalde amaga ahora con no renunciar y agotar el mandato

el 13 abr 2010 / 14:55 h.

TAGS:

José Antonio Viera y Alfredo Sánchez Monteseirín en una reunión de trabajo.

El alcalde quiere ahora agotar el mandato. Más de un mes después de que José Antonio Griñán anunciara que el regidor no se iba a presentar en 2011 y el mismo día en el que se formalizó la salida del portavoz del grupo socialista, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis,  Alfredo Sánchez Monteseirín lanzó un nuevo mensaje al partido: está decidido a aguantar el año que resta hasta los comicios municipales. La encargada de difundirlo fue la portavoz del Gobierno local, Maribel Montaño, quien mostró la disposición del regidor de acatar las peticiones de un sector del partido: que acabase el mandato y que lo aclarase lo antes posible. Varias fuentes consultadas confirmaron esta decisión que se produce después de varias semanas de incertidumbre y de expresar públicamente sus dudas sobre su continuidad. Este planteamiento no había sido trasladado ayer a las direcciones regional y provincial que insistieron, no obstante, en que se trata de una decisión personal del propio alcalde.


Monteseirín vuelve a descuadrar así la hoja de ruta que empezaba a trazar la dirección provincial, que contaba con una renuncia inminente del regidor. Así lo insinuó el propio secretario provincial, José Antonio Viera, el pasado viernes. El partido planteaba un relevo temporal mediante Rosamar Prieto-Castro –que ahora queda en una posición muy delicada tras expresar públicamente su interés en asumir la Alcaldía– mientras se prepara la candidatura del cabeza de lista para 2011, el ex consejero de Vivienda Juan Espadas. 


Pero ayer, después de que el secretario general del PSOE-A, Rafael Velasco, le diese un serio toque de atención, Monteseirín empezó a zanjar las incertidumbres en torno a su futuro. Velasco le instó a seguir o a dejar ya el Consistorio, y el regidor ha optado, de momento, por la primera opción tras un largo proceso en el que han entrado factores como la delicada posición de su entorno más inmediato –desde nombres como Manuel Marchena y Antonio Silva hasta el delegado de Movilidad, Francisco Fernández, que están ya señalados por un sector del partido– y su futuro personal –el cargo del Consorcio del Guadalquivir aún no está listo y no lo acaba de ver claro y él ha propuesto al partido opciones como una embajada o un una entidad financiera–.  


Como ya ocurrió cuando Griñán difundió públicamente que no sería el candidato, Monteseirín ha afrontado esta nueva fase del debate de viaje oficial en el extranjero. Concretamente desde París. Desde allí la portavoz del Gobierno justificó públicamente su decisión: “Hay un doble clamor de la opinión pública y de la dirección regional del PSOE-A para que agote el mandato por el bien del proyecto socialista”. Pese a esto, el regidor no ha contactado aún ni con el partido ni con los miembros de la Corporación municipal. Hoy, de hecho, se reunirá el grupo socialista, que, en su mayoría, desconoce el futuro del alcalde. Varias fuentes consultadas destacaron la incertidumbre provocada en el Gobierno local y en el propio partido en las últimas semanas precisamente por la indefinición del futuro del regidor. “Si no sabemos qué va a hacer Monteseirín, no tiene sentido realizar cambios”, apuntaron varias fuentes.


Tanto el entorno del alcalde como la propia portavoz del Gobierno subrayaron que cualquier decisión se tomaría de acuerdo con la dirección provincial del partido. De momento, según fuentes consultadas, estos contactos no se han producido. Únicamente, en la última reunión entre José Antonio Viera y el alcalde de Sevilla, éste volvió a trasladar al partido su intención de dejar la Alcaldía cuanto antes y de no tomar decisión alguna sin consensuarlo previamente. Pero tras esta reunión se produjeron las palabras de Viera en las que anunció la resolución de la situación del Ayuntamiento para mayo –e insinuó que entonces saldría el alcalde– y las de Rafael Velasco trasladando al alcalde el malestar del partido. Monteseirín responde amagando con continuar a estas declaraciones.

Un relevo interno para Urbanismo

 

La dirección del partido, al igual que un nutrido grupo de concejales, quieren que los cambios en el Ayuntamiento se hagan todos a la vez y con visión de continuidad. Reorganizar el Consistorio ya con el objetivo puesto en las elecciones de 2011. Para ello, el punto de partida es aclarar el futuro del alcalde y aprovechar los dos puestos de delegados no electos del Consistorio –para los que se barajan nombres como Lucrecio Fernández–. Pero ayer, el alcalde empezó a marcar su propio ritmo. Monteseirín quiere un relevo interno en Urbanismo, usando para ello a alguno de los tres altos cargos de la Delegación –Manuel Rey, Miguel Ángel Millán o Juan Carlos de León–. Un movimiento que podría obligar a usar uno de los puestos de delegados no electos, principalmente el de la delegada de Bienestar, Emilia Barroso. Pero estos movimientos aún no están cerrados, sobre todo porque dependen de que entre definitivamente en el escenario el siguiente actor: Enrique Lobato, quien ocupará el acta que deja libre Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

Monteseirín está empezando a forzar también el segundo debate. Quiere que Francisco Fernández –que asume ahora el grupo de forma provisional– siga de portavoz. Esta opción, sin embargo, no está de entrada –aún no ha habido negociaciones– bien vista por la dirección provincial del partido, y por los ediles que fueron afines a Viera durante el pulso lanzado por el entorno del alcalde y Celis a la Ejecutiva. El partido confía en que el alcalde negocie con la dirección y que se logre un pacto. 

  • 1