martes, 22 enero 2019
13:47
, última actualización
Local

El Ayuntamiento baraja adelantar el cierre de los bares de la Alfalfa

El alcalde ha mantenido reuniones con la Policía, Lipasam y los hosteleros contra el botellón en Alfalfa y apunta a la llegada de los erasmus como repunte de la botellona.

el 07 oct 2014 / 13:41 h.

TAGS:

ALFALFA-BOTELLON El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado insistido en la "tolerancia cero" del gobierno municipal contra las botellonas y añade que en la Alfalfa no habrá "un dispositivo puntual, sino que se velará" de forma continuada por que se cumpla la ordenanza. En este sentido, ha detallado que a primera hora de la mañana se ha llevado a cabo una reunión de coordinación presidida por el concejal delegado de Seguridad y Movilidad, Juan Bueno, junto al responsable de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, y una representación de la Policía, así como de Lipasam y de los distintos operativos que actúan en estas circunstancias. Tras ésta, se ha mantenido otra con los empresarios hosteleros y se finalizará mañana con un encuentro con los vecinos del entorno. El alcalde señala que los vecinos le han hecho llegar las quejas y que se tiene "tolerancia cero con las botellonas". "No se pueden permitir ni consentir y se están llevando a cabo actuaciones de la mano de la Policía", sentencia, añadiendo que los últimos "repuntes" pueden deberse a la "llegada de estudiantes de intercambio del programa Erasmus, que participan en esas concentraciones y consumen alcohol en la calle, algo que está prohibido". De este modo, insiste en que "no se pueden consentir botellonas en ningún sitio de Sevilla y hay que combatirlas". "Se trata de impedir que haya concentraciones y se pondrán en marcha medidas en cada área implicada para que haya un funcionamiento normal cualquier día a cualquier hora", concluye. El Ayuntamiento de Sevilla está barajando la posibilidad de replantear el horario de cierre de los bares en el entorno de la Alfalfa, que es una zona acústicamente saturada (ZAS), un asunto que continuará con la negociación abierta con el objetivo de "alcanzar un acuerdo de máximo consenso que busque el equilibrio entre el ocio, el negocio y el derecho al descanso de los vecinos". En este sentido, cabe señalar que este martes a primera hora de la mañana se ha llevado a cabo una reunión de coordinación presidida por el concejal delegado de Seguridad y Movilidad, Juan Bueno, junto al responsable de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, y una representación de la Policía Local, así como de Lipasam y de los distintos operativos que actúan en estas circunstancias. Tras ésta, se ha mantenido otra con los empresarios hosteleros y de bares de ocio y ha finalizado la jornada con un encuentro con los vecinos del entorno. "En ningún momento este gobierno ha mirado para otro lado, pero está claro que todo lo que se ha hecho no es suficiente y que, como ya dijo el alcalde, es nuestra obligación doblar esfuerzos para hacer prevalecer el derecho al descanso de los vecinos", subraya Bueno a Europa Press, tras recordar que la Policía Local tiene establecida la Alfalfa y Pérez Galdós como "punto fijo en la ruta del 'dispositivo antibotellón' que actúa jueves, viernes y sábado por toda la ciudad". A esto se suma la atención "en la medida de lo posible" de los requerimientos. El número de servicios de distinto tipo realizado por agentes de la Policía Local en el barrio de la Alfalfa ha aumentado en el último año, según matiza. Así, en 2014 se han realizado hasta la fecha unas 600 actuaciones, 20 más que en el mismo periodo de 2014, cuando alcanzó los 960 servicios en el acumulado anual. Esto supone una media de más de seis actuaciones cada fin de semana. UN CENTENAR DE DENUNCIAS En estas intervenciones se controla el horario de cierre de los bares, se insta a los jóvenes a abandonar la zona y, en caso de que persistan bebiendo en la vía pública, se interponen denuncias por la Ley 7/2006, la denominada Ley Antibotellón. Por este motivo, ya se ha denunciado a un centenar de jóvenes en esta zona. Paralelamente, la Línea Verde ha realizado en lo que va de año más de 150 inspecciones en establecimientos de la zona para controlar que se ciñen a su licencia y que cumplen la normativa vigente, dejando claro que "en calles como Pérez Galdós no es el botellón el problema, sino la aglomeración de jóvenes entorno a la gran concentración de establecimientos que hay". En este marco, se han interpuesto 29 denuncias por venta de alcohol para consumo en el exterior, once denuncias por incumplimiento de horario de cierre y 12 precintos, la mayoría por venta de alcohol para consumo en el exterior. El servicio antibotellón de la Policía Local ha efectuado 16.200 denuncias desde el principio del mandato a través de su dispositivo operativo los fines de semana y vísperas de festivos, además de dar respuesta cuando se tiene constancia de estas concentraciones a través de denuncias vecinales, llamadas a 112 o incluso por las redes sociales. Realizan un trabajo disuasorio, pero si los jóvenes continúan con el botellón se les retira las bebidas y se les denuncia por incumplimiento de la Ley 7/2006, con sanciones de entre 150 y 300 euros. "En los últimos años el efecto de este trabajo policial ha logrado que los jóvenes se vayan concienciando y la mayor parte de las concentraciones, que son mucho más reducidas en que años anteriores, quedan disueltas sólo con la presencia de los agentes, no se hace necesaria la sanción", añade, tras mencionar que el "gran logro" ha sido la "erradicación" de los macrobotellones, como los que se realizaban años atrás en el Charco de la Pava.

  • 1