Local

El alcalde baraja trasladar el crematorio ante las quejas

El horno, que ya está funcionando, se halla a 150 metros de unas viviendas.

el 22 jun 2011 / 21:52 h.

TAGS:

Hace ya varias semanas que se inició la incineración de cadáveres en las instalaciones del tanatorio-crematorio de Morón de la Frontera. Una situación que los vecinos consideran "su peor pesadilla". Desde hace dos años llevan luchando por cambiar la ubicación de este horno crematorio que se encuentra a tan sólo 150 metros de sus viviendas . Sin embargo, la presión popular ha resultado más efectiva después del traspaso de poderes tras el 22-M.

El nuevo equipo de gobierno , encabezado con Juan Manuel Rodríguez (PSOE), ha iniciado las conversaciones con la plataforma No al crematorio para intentar solventar el problema. En esta reunión, la plataforma exponía la problemática a la que se enfrentaban los vecinos por tener un negocio de este tipo en las inmediaciones de sus viviendas. Asimismo pusieron en antecedentes a la nueva corporación sobre los dos recursos interpuestos contra el horno, uno de la Plataforma y otro de la asociación Ecologistas, por irregularidades urbanísticas.

El primer edil ha manifestado ante esta situación que actuará colaborando con la justicia, "entregando toda la documentación necesaria para esclarecer este asunto". Además van a entablar conversaciones con la empresa Mémora, encargada de la concesión del servicio, "al objeto de parar las incineraciones mientras no se pronuncie la justicia". En el mismo sentido, ha aclarado que también se negociará con la empresa "un posible traslado del horno" que ahora se encuentra junto al cementerio.

Desde la Plataforma, conformada por los vecinos de la zona de la Trinidad, han acogido estas declaraciones con esperanzas. Según Juan Naranjo, presidente de la asociación, lo ideal sería "trasladar temporalmente las cremaciones a otros municipios cercanos, como Osuna o Arahal, para seguir prestándose ese servicio aunque sin el consiguiente problema para nosotros". De hecho, continúan insistiendo en los problemas de salud que generan los humos de la chimenea. Y consideran que la primera incineración ya causó complicaciones por los gases, "afectando a dos vecinos, una señora con problemas respiratorios y un hombre que incluso tuvo que asistir a urgencias", apunta Naranjo.

Los vecinos están esperando ese traslado antes de que se produzcan mayores problemas para la salud de los vecinos.

  • 1