Local

El alcalde confía el nuevo curso al Metro, el plan de tráfico y los barrios

El relanzamiento del Gobierno local en un año clave política y económicamente pasa por el curso que ahora arranca. En la administración local no hay demasiados recursos y tanto los apretados resultados de las elecciones anteriores como los escasos apoyos orgánicos obligan a una detallada selección de las prioridades para este año.

el 15 sep 2009 / 11:17 h.

TAGS:

El relanzamiento del Gobierno local en un año clave política y económicamente pasa por el curso que ahora arranca. En la administración local no hay demasiados recursos y tanto los apretados resultados de las elecciones anteriores como los escasos apoyos orgánicos de Alfredo Sánchez Montesierín obligan a una detallada selección de las prioridades para este año. El alcalde las desglosó ayer. Hay dinero garantizado, según el regidor, para ejecutar cuantiosas inversiones en los barrios, poner en marcha las medidas previstas de tráfico, ejecutar el nuevo plan de vivienda y extender el proyecto de peatonalización. También hay garantías de que la línea 1 del Metro esté operativa en este año. No hay, sin embargo, tanta confianza en otros proyectos, que siguen pendientes de trámites administrativos, legales o presupuestarios que impiden que el Gobierno local pueda situarlos como prioridad: es el caso de los dos pasos subterráneos previstos en el pacto de gobierno, la Ciudad de la Justicia, pendiente de un proceso judicial, el proyecto de Moneo o los aparcamientos disuasorios del entorno del Centro.

Son iniciativas que pueden avanzar en este año, pero que el regidor no incluyó entre sus prioridades y que tienen un limitado margen de ejecución, pese a estar en el programa electoral. El regidor subrayó ayer los pasos que quedan del mandato: "El segundo año es central en cualquier mandato. Hay que activar las medidas necesarias, para que el tercero se puedan visualizar, y el cuarto se puedan presentar los nuevos proyectos" antes de las elecciones de 2011

El alcalde sigue eludiendo dar plazos, en el marco de una nueva línea de actuación motivada por los retrasos habituales en los proyectos. Pero en esta ocasión, en una etapa decisiva para el Gobierno local, sí apostó por definir compromisos claros para este ejercicio. La mayoría correspondientes a las iniciativas iniciadas en el curso anterior y que ahora deben ser desarrolladas -después de un primer año en el que no se lograron ejecutar los grandes proyectos que el Consistorio arrastraba del año anterior.

El compromiso de Monteseirín es claro. En verano de 2009 debe estar en marcha la línea 1 del Metro, implantado el sentido único en las grandes vías de la ciudad, ampliado el aparcamiento de Arjona, avanzada la ampliación del carril bici, iniciadas las obras de peatonalización de Asunción, concluida la Alameda de Hércules, puesto en marcha el nuevo servicio ciudadano del 072, impulsados los planes municipales de vivienda y barrios, finalizado el nuevo albergue municipal, a punto de concluir el nuevo Metropol-Parasol, ampliada la plantilla de la Policía y en plena aplicación, la ordenanza de vandalismo y el plan integral para erradicar la prostitución.

Quedan al margen, iniciativas incluidas en el pacto de gobierno y anunciadas en repetidas ocasiones por el alcalde. No hay mención a los dos grandes pasos subterráneos, ni a los aparcamientos disuasorios, ni a la descentralización en los distritos o a la recuperación del edificio de Moneo.

Todo supeditado a dos circunstancias claves en este mandato que el alcalde aseguró ayer tener atadas. La primera, la situación económica. "Todos los compromisos que hemos planteado tienen la financiación perfectamente garantizada", apuntó Monteseirín, quien hizo alusión directa a las dos causas de estas carencias económicas. En primer lugar, la crisis global: "Hay unas dificultades que influyen en la ciudad. Corresponde al Gobierno y a la Junta adoptar las medidas necesarias, pero nosotros estamos dispuestos a colaborar y a impulsar nuestros proyectos presentados al Consejo Económico y Social contra la crisis con un presupuesto de 900 millones de euros". En segundo lugar, la falta de presupuesto de las administraciones locales, asunto que el primer edil despachó con una alusión a la participación en cualquier propuesta que se lleve a cabo desde la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

La segunda circunstancia es también delicada e imprevisible. El curso arranca con una remodelación del Gobierno provocada por un tenso congreso del PSOE. Cuando en junio se presentó el balance del primer año del mandato, Sánchez Monteseirín estuvo acompañado de todos y cada uno de sus concejales -sólo faltó Francisco Manuel Silva de IU, en pleno viaje-. En el arranque del nuevo curso la estampa se ha reducido. El círculo de confianza es más estrecho: Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Francisco Fernández, Maribel Montaño, Nieves Hernández, Encarnación Martínez, Joaquín Díaz -el único de los próximos a Viera- y tres de los representantes de IU -Antonio Rodrigo Torrijos, Jon Ander Sánchez y Josefa Medrano- acudieron a la convocatoria. Del núcleo próximo al alcalde sólo faltaron Alfonso Mir y Eva Patricia Bueno. El resto conforman un grupo cada vez más desplazado de las decisiones de poder con Emilio Carrillo convertido en el principal referente.

"Tenemos un magnífico equipo en el Ayuntamiento. Profesional, técnico y comprometido. No sólo los concejales, también directivos y funcionarios. Nunca el Ayuntamiento ha estado tan cerca de la realidad y de las necesidades de los ciudadanos", apuntó el alcalde. La crisis interna se da por superada. Pero el proceso es largo y se prolongará hasta 2011.

  • 1