sábado, 23 marzo 2019
19:07
, última actualización
Local

El alcalde consolida su ofensiva contra la Junta

El Pleno respalda la carta de reproches a Griñán y critica la actuación en Astilleros y Mercasevilla.

el 30 sep 2011 / 15:37 h.

TAGS:

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, ayer en el pleno junto a Juan Bueno y Beltrán Pérez.

El Consistorio relanzó ayer su ofensiva contra la Junta de Andalucía . Aprobó hasta tres mociones en las que se reprocha la actuación del Gobierno andaluz. Acordó así, con la mayoría absoluta del PP, respaldar la carta del alcalde al presidente de la Junta y trasladar a la administración autonómica el rechazo a su actuación en Astilleros y en Mercasevilla. Pero, al mismo tiempo, el gobierno local abrió una vía de continuidad en uno de los proyectos que están pendientes de negociación: la Ciudad de la Justicia . Pese al golpe de efecto que introdujo el PP en la campaña electoral al proponer la ubicación del distrito judicial en el Prado, la Delegación de Urbanismo, a preguntas del PSOE, confirmó que mantendrá la tramitación de la cesión de Los Gordales a la Junta para la Ciudad Judicial y que ofrecerá además a la Junta el Prado y un tercer solar que ayer se eludió concretar.

La reactivación de este proyecto forma parte del listado de 17 reclamaciones que el alcalde remitió por escrito al presidente de la Junta y que ayer se vio refrendado por un acuerdo plenario gracias a la mayoría absoluta del PP. El Consistorio ratifica así un escrito en el que el alcalde reprocha a la Junta sus "deudas" con la ciudad y acusa a José Antonio Griñán de "frustrar sus esperanzas" y "no atender a la ciudad como se merece".

"Es una cuestión de coherencia. Defiendo los intereses de Sevilla por encima de todo. Si hay un cambio de gobierno en la Junta le pediré lo mismo al nuevo presidente", justificó el alcalde ante las críticas de los dos grupos de la oposición, que venían de escuchar como el portavoz del PP, Juan Bueno, defendía el escrito y la moción de apoyo al mismo con un tono que difícilmente se repetirá ante un cambio político en marzo de 2012: "El comportamiento de Griñán es una desfachatez y un sinsentido. Es injusto para todos los sevillanos decir que no ha tenido tiempo para leer la carta. Será que está muy entretenido con los ERE, las imputaciones, las recolocaciones... Es que van a batir el récord con el fondo de reptiles".

Este planteamiento, que convierte la moción aprobada ayer en una propuesta del PP contra el Gobierno de la Junta, provocó el rechazo de los dos grupos de la oposición. El portavoz socialista, Juan Espadas, quien votó en contra del acuerdo, tildó de "ridículo" el comportamiento de Zoido: "Intenta utilizar el Pleno y los grupos políticos con un interés electoral, pero no lo vamos a permitir". En el caso de IU, su portavoz, Antonio Rodrigo Torrijos, llegó a escenificar su rechazo con su salida -y la de su número dos Josefa Medrano- del Pleno durante la votación: "Zoido está embarcado ya en otra campaña electoral, y no queremos participar en esta estrategia de rehenes. No votaremos ni a favor, ni en contra ni abstención. No votaremos". El planteamiento, difícilmente encajable en el reglamento municipal, acabó derivando en una abstención de la federación.

No fue el único punto en el que el PP buscó un cuerpo a cuerpo con la Junta de Andalucía ante las críticas de la oposición, especialmente del PSOE. También ocurrió con Astilleros. Los tres grupos municipales fueron incapaces de consensuar una moción a favor de los trabajadores. El motivo, que el PP se negó a retirar una planteamiento que los socialistas rechazaron: la condena a la actuación de la Junta.

Tanto en esta moción, como en la referente a Mercasevilla, los populares sí lograron acordar un texto común con IU. La empresa de mercados fue el tercer frente abierto por Zoido contra la Junta de Andalucía. Después de denunciar públicamente la situación casi de quiebra de Merca, Zoido volvió a llevar la situación de la empresa a pleno para reforzar una reclamación ya planteada por el gobierno local en el anterior mandato: Que la Junta abone los pagos comprometidos -aunque formalmente tramitados- con el ERE de 2007 como "única solución" para Merca. Solamente el PSOE votó en contra.


  • 1