viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Local

El alcalde cree que el destino del dinero del PGOU es "legal"

Defiende las inversiones en la ciudad, frente al «despilfarro» en «escampados»

el 14 jul 2010 / 19:00 h.

TAGS:

Si la reacción de la patronal de los constructores y promotores, Gaesco, fue contundente, la del alcalde no ha sido menos. Sánchez Monteseirín defendió ayer que es "legal" que se hayan gastado 100 millones de euros de los convenios urbanísticos recogidos en el PGOU en proyectos como los parasoles de la Encarnación, el Plan de Barrios, la Plaza de España o el carril bici. "Invertir -dijo- donde no hay nada es un despilfarro. Hemos equipado la ciudad consolidada. Cuando la ciudad se extienda, entonces invertiremos en esas nuevas zonas".

 

En contra, los empresarios de Gaesco denunciaron el pasado martes que el Ayuntamiento les "engañó" al no destinar los 240 millones que, según apuntaron, se recaudó con las recalificaciones de suelo a la construcción de los sistemas generales (como la SE-35) que posibiliten la urbanización de las grandes bolsas de terreno. Para los constructores, no se pueden hacer los nuevos barrios si antes el Ayuntamiento no comunica dichas zonas y las dota de redes de abastecimiento y luz. Según Gaesco, el desvío de este dinero incluso ha provocado que se pierdan 40.000 empleos directos en la construcción. Ante todo esto, anunciaron que estudiarán acudir a la vía judicial para reclamar que se ejecuten, al menos, los 12 proyectos viarios incluidos en el PGOU, de los cuales sólo uno está terminado.

Por el contrario, el alcalde les mandó ayer un claro mensaje: "Para qué vamos a usar ese dinero en caminos y calles en un escampado cuando en la ciudad consolidada hay otras necesidades". Es decir, que Sánchez Monteseirín puso en duda que los empresarios, en plena crisis, tengan o hayan tenido hasta ahora la intención de desarrollar las grandes urbanizaciones previstas para el primer cuatrienio del PGOU, aprobado en junio de 2006.

"Hacer calles y carreteras que no van a ninguna parte, donde no hay nada, es un despilfarro. Cuando sea necesario porque se vaya a construir, entonces sí lo haremos", apostilló. A su juicio, su gobierno ha apostado por que los vecinos reciban los beneficios del urbanismo, desarrollando proyectos para mejorar la movilidad, "como el del tranvía, o apostando por proyectos comerciales y turísticos, como la Encarnación".

"La apuesta -insistió- por la ciudad consolidada es legal, absolutamente legal. Puede ser discutida, pero es nuestra apuesta".

El alcalde aprovechó su discurso en el acto de la primera piedra del Centro de Día para mayores del Cerro para aclarar que no se trata de que se repitan errores como los de Sevilla Este, un barrio que nació sin equipamientos, sino que su equipo ha priorizado otras actuaciones. Por ejemplo, citó el Plan de Barrios.

Urbanismo sostiene que el dinero ingresado por los convenios urbanísticos en metálico asciende a 172 millones, de los que 99,8 ya se han invertido. Además, apunta que el dinero de los convenios no cubre todos los sistemas generales del PGOU y que la inversión en infraestructuras concretas se vincula a que los proyectos de desarrollo de los suelos a los que dan servicio estén redactados y cuenten con los informes sectoriales.

  • 1