Local

El alcalde de Florencia

El alcalde de la capital de La Toscana acaba de poner a nuestra ciudad como ejemplo refiriéndose a ella diciendo: "Allí nadie ha protestado", como contestación a la gran cantidad de florentinos y asociaciones conservacionistas del patrimonio que se oponen a que el tranvía discurra a tan sólo unos metros del Duomo de Santa María de Fiore y del Baptisterio.

el 14 sep 2009 / 23:08 h.

El alcalde de la capital de La Toscana acaba de poner a nuestra ciudad como ejemplo refiriéndose a ella diciendo: "Allí nadie ha protestado", como contestación a la gran cantidad de florentinos y asociaciones conservacionistas del patrimonio que se oponen a que el tranvía discurra a tan sólo unos metros del Duomo de Santa María de Fiore y del Baptisterio. ¡Toma ya! Que el alcalde de Florencia ponga como ejemplo a Sevilla por no protestar ante las desafortunadas decisiones municipales es para empezar a preocuparnos del estado de salud en el que se encuentra la ciudad de la gracia, según José María Izquierdo, o de la grasia según el sevillanito de a pie.

Florencia siempre fue un ejemplo a imitar; desde la defensa de su trazado urbanístico, hasta la protección de sus bienes culturales, materiales e inmateriales, incluso cuando en el café literario de la Giubbe Rossa, los futuristas florentinos, proclamaban la destrucción de la cuna del Renacimiento para plantear una nueva revolución cultural. Vergüenza deberíamos sentir los sevillanos de que se acuerden de nosotros por no protestar, por no exigirles a las autoridades municipales como queremos la Sevilla del futuro sin que se dañe a nuestro más preciado patrimonio. Sevilla esta dormida, anestesiada por los subsidios y demás limosnas que desde la Casa Grande y desde San Telmo se arrojan como los caramelos de la cabalgata de Reyes Magos. Nadie protesta por nada. A nadie le duele esta ciudad hasta el punto de servir como argumento al alcalde de unas de las ciudades más bellas del mundo.

Ricardo Suárez es pintor

  • 1