El alcalde de San Juan de Aznalfarache deja el cargo en un pleno con sabor agridulce

No faltaron los aplausos para Juan Ramón Troncoso, que se marcha por motivos personales, pero la sesión fue más bronca de lo habitual en estos casos

el 22 oct 2009 / 19:49 h.

No fue la despedida más apacible para un alcalde con 10 años de andadura, pero al menos, en medio del cruce de acusaciones con la oposición y un sector del público, Juan Ramón Troncoso (PSOE) dejó el bastón de mando de San Juan de Aznalfarache con aplausos. El ya ex regidor señaló que se marcha después de "trabajar, trabajar y trabajar" y, aunque reconoció equivocaciones durante su mandato, lo hizo siempre "pensando que era lo mejor para el municipio".

Troncoso aludió, con cierta ironía, a algunos de los motivos que le empujaron a dimitir, como, por ejemplo, que los portavoces municipales de PP e IU, le "aburren enormemente". Y es que el ex alcalde intervino después de que hablara una oposición que, excepto en el caso del PA, no concedió la tregua habitual al político que se va y, en cambio, cargó contra su gestión.

El líder de IU, Rodrigo Andrade, le culpó de "año y medio de abandono general" y una deuda del 50% del presupuesto municipal. "Ha dejado el pueblo sumido en el caos", le recriminó después Juan Luis Santos (PP), que enumeró una lista de críticas a su gestión, como el conflicto laboral con la Policía Local o la unión del Barrio Alto y el Barrio Bajo. "Su marcha es lo más favorable", concluyó antes de desearle suerte.

Pese a que el portavoz municipal del PSOE y su más que probable sucesor, Fernando Zamora, ya respondió con fuerza a las críticas explicando que "no se gana con panfletos ni octavillas, sino con el voto de los ciudadanos", fue el propio dimisionario el que les contestó con fuerza. En el pleno y fuera de él. De hecho, les recriminó "por hablar con los argumentos de otros" y por "seguir con el mismo discurso" y hasta elogió a sus antecesores en el PP e IU, por un talante del que "ellos carecen". Se sinceró: "Me hubiera gustado que vinieran, pero no quería que vieran este rifirrafe".

Tras finalizar el pleno, Troncoso y Santos tuvieron un nuevo enfrentamiento. Mientras el dirigente del PP le decía que estaba en la obligación de dar ese tipo de discurso, el ex regidor le replicó que su actitud era "una indecencia política".

Pero no fue la única persona con la que se enfrentó Troncoso en su despedida. Los miembros de la plataforma ciudadana contraria al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), acudieron al pleno y le despidieron con cohetes y botes de humo a las puertas de la casa consistorial. Pero ese debate llegó incluso dentro, donde algún vecino hizo comentarios en los que el ex regidor no se pudo reprimir y tuvo que contestar. Cuando una vecina clamó en voz alta que se iba a poner a llorar, Troncoso no se cortó y le dijo que "si iba a hacer el payaso" mejor que se fuera del pleno. No fue la única a la que mandó callar, aunque en las otras ocasiones prefirió usar el "no tiene el uso de la palabra".

Dejando a un lado las trifulcas, Troncoso se pudo despedir entre aplausos del pleno. En los agradecimientos no faltó el de los trabajadores municipales, con los que se reunió por la mañana y que no faltaron a la cita. Tampoco dudó en hacer una mención especial a su partido, del que manifestó que "siempre ha estado" a su lado, a pesar de las diferencias existentes.

De todos modos, el PSOE ya se encargó de que su dimisión no acarreara su marcha de un consistorio en el que ha permanecido la última década. El pleno aprobó una moción en la que le nombraba responsable del Foro Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (Famsi), organismo al que ya pertenecía y donde se encargará de representar a San Juan de Aznalfarache, "tan bien como lo ha estado haciendo aquí", según precisó su posible sucesor.

  • 1