Cultura

‘El alcalde de Zalamea’ se planta en el escenario del Lope de Vega

La Compañía Nacional de Teatro Clásico retoma la obra de Calderón

el 26 ene 2011 / 21:17 h.

La Compañía Nacional de Teatro Clásico, a la entrada del Lope.
-->--> -->

La Compañía Nacional de Teatro Clásico vuelve a Sevilla con una "de las obras más contemporáneas y que más enganchan al espectador" de las que escribió en el siglo XVII Calderón de la Barca, El Alcalde de Zalamea. La cita será desde este jueves hasta el domingo 30 de enero en el Teatro Lope de Vega de la capital hispalense.

Según ha explicado este miércoles en rueda de prensa el director y responsable de esta tercera versión que la Compañía Nacional de Teatro representa de El Alcalde de Zalamea, Eduardo Vasco, se trata de una obra "que tiene que ver con la Justicia y con decirle al público que hay situaciones que se pueden arreglar y que no siempre gana el poderoso", de ahí que atrape al espectador desde el primer momento.

"En este caso, es el ingenio de un villano, el ingenio popular que nace de la tradición y la experiencia, el que consigue que el capitán sea castigado", relata. Por ello, Vasco asegura que una de las "grandes conquistas" del teatro clásico en los últimos tiempos ha sido la de salir del costumbrismo y tratar "de manera actual los temas", aunque desde el respeto a los cánones de esta disciplina. Es precisamente este giro el que está provocando "un despertar" del teatro clásico a nivel mundial y especialmente en Latinoamérica, donde la Compañía Nacional se ha convertido en todo un referente.

El alcalde de Zalamea, la obra más universalmente reconocida de Calderón junto a La vida es sueño, cuenta parte de la vida de Pedro Crespo, un campesino viudo con un especial sentido de la Justicia y que se "rebela contra los poderes fácticos y, finalmente, se lleva el gato al agua", resume Joaquín Notario, el actor que le da vida en el escenario. El alter ego de Pedro Crespo en esta obra es Don Lope de Figueroa (José Luis Santos), un admirado militar de la época y con el que se batirá por sus encarnadas, y dispares, defensas de las leyes.

En el medio de esta confrontación se encuentran Isabel, hija de Pedro Crespo (Eva Rufo), que es la "excusa para la lucha entre el poder civil y el poder militar", y La Chispa (Pepa Pedroche), una mujer que se enamora de un soldado y que lo deja todo por irse con él a un mundo que no le corresponde, el de las armas y las batallas.

Se trata, en definitiva, de un Alcalde de Zalamea que "conecta muy rápido con el espectador" y que contiene los mejores ingredientes del teatro español del Siglo de Oro. Parte de culpa de esa rápida conexión la tienen, según el director, la escenografía, a cargo de Carolina González, y el vestuario, elegido por el diseñador Lorenzo Caprile del "desván" de la propia compañía para luego "tunearlo", algo que en estos tiempos de crisis "siempre viene bien", destaca Vasco.

Las funciones del jueves y viernes serán a las 21.00 horas; la del domingo 30, a las 20.00 horas; y el sábado, la Compañía hará doblete con dos representaciones, a las 18.30 y a las 21.30 horas.

  • 1