Local

El alcalde dice que las nuevas obras "no serán molestas"

El Consistorio deja en segundo plano la creación directa de empleo del plan 5.000.

el 22 ene 2010 / 19:48 h.

TAGS:

Presentación. Torrijos, Monteseirín y Gómez de Celis, en la presentación del Plan 5.000 ayer.

El nuevo plan de obras financiado con inversión estatal, que arrancará el próximo mes de abril, vuelve a llenar el mapa de la ciudad de puntos señalados en rojo donde se efectuarán trabajos y reformas. Más de 70 colegios, 24 centros deportivos, la calle Betis, el canal de Ranillas... El alcalde presentó ayer el nuevo Plan 5.000 con la premisa de que no "causará más incomodidades ni incordias" en el tráfico de la ciudad: "No vamos a centrarnos en la vía pública, para no añadir molestias a las ya generadas por las obras actuales ni afectar más a una movilidad que ya está de por sí suficientemente afectada", apuntó Monteseirín en un salón Colón lleno de asociaciones de vecinos, con la mayor parte del equipo de Gobierno e incluso con la presencia de algún diputado nacional, como Carmen Hermosín.

Los proyectos, que tendrán como sus principales escenarios los distritos Macarena, Norte, Centro y Sur, se presentan en buena medida como complemento del plan extraordinario de inversiones ejecutado durante al año pasado -se completará la ampliación del tranvía, el paso inferior del Tamarguillo o el plan de reforma de los centros escolares- y como respuesta a las iniciativas atascadas por falta de liquidez -como el Canal de la Ranilla, el paseo de la calle Betis o el Antiquarium-.

Pero esta segunda parte del plan estatal de inversiones presenta sensibles diferencias respecto al anterior. En primer lugar, la construcción deja de ser el principal eje del programa, y se aboga por otros sectores como la innovación tecnológica y las iniciativas de carácter medioambiental. Por otro lado, y en parte como consecuencia directa de este cambio, la creación directa de puestos de trabajo pasa a un segundo plano: "Se trata no sólo se crear empleo, sino de generar economías de escalas que permitan luchar contra el paro".

Si en el anterior plan se vendió como uno de los grandes logros la alta cifra de personas contratadas que incorporaron las empresas, más de 16.000, ayer el regidor no hizo alusión alguna a estos puestos de trabajo. No sólo eso, sino que, al contrario de lo que ocurrió en el Plan 8.000, el Ayuntamiento no dará una estimación de los empleos que puede crear cada una de las iniciativas para evitar que se repita lo que ocurrió el pasado año: se inflaron las cifras para tener más puntos para las adjudicaciones. Los pliegos también cambiarán y a partir de ahora no se primará el número de personas que se oferten, sino los puestos de trabajo que se creen, para evitar así que varias personas se tengan que repartir un mismo puesto de trabajo.

Y hay una tercera modificación. En respuesta a las demandas de los ayuntamientos, el Plan 5.000 ha incorporado la posibilidad de emplear dinero para gasto corriente, 11,6 millones. "Lo usaremos para financiar programas sociales como el centro de acogida municipal, los servicios sociales, el centro de baja exigencia y el servicio a domicilio.

Tendrán así una doble vertiente, vamos a poder atender a más personas y para ello habrá que realizar más contratos", explicó el regidor. Queda, pese a esto, por concretar si los presupuestos municipales mantendrán las mismas cuantías que en 2009 o se recortarán de forma que el descenso se compense con el plan extraordinario estatal.

Las obras arrancarán entre marzo y abril y acabarán a finales de año. En los primeros meses coincidirán con las aplazadas del Plan 8.000, como el Metrocentro o los pasos inferiores.

  • 1