Local

El alcalde llama a la calma ante el riesgo de riada

El alcalde de Utrera, Francisco Jiménez (PA), se vio obligado ayer a hacer un llamamiento a la calma a la población por el creciente temor en algunos momentos de una posible riada debido a las lluvias registradas desde el pasado lunes.(Foto: El Correo).

el 15 sep 2009 / 02:58 h.

TAGS:

T. V.

El alcalde de Utrera, Francisco Jiménez (PA), se vio obligado ayer a hacer un llamamiento a la calma a la población por el creciente temor en algunos momentos de una posible riada debido a las lluvias registradas desde el pasado lunes.

Y es que el miedo de los vecinos, en especial de Coca de la Piñera, por una nueva crecida del arroyo Calzas Anchas tras las inundaciones de noviembre de 2007, se hizo patente. El alcalde aseguró que a la entrada del arroyo, a la altura de la barriada de Santa Juana, el nivel es "aceptable con crecidas puntuales después de que se registraran las lluvias más intensas".

En cuanto a la salida del arroyo, por la carretera de Los Palacios y Villafranca, ya fuera del casco urbano, el nivel del cauce es más alto debido a que aquí confluyen también el arroyo del Moro y el agua procedente de los colectores de la Ronda Norte y de Álvarez Quintero.

Desde la mañana del pasado martes existe una vigilancia permanente, no sólo del cauce, sino de los puntos que pudieran resultar más conflictivos en todo el término municipal. La situación, hasta el momento, es de normalidad, dentro de las precipitaciones registradas.

Del mismo modo, los efectivos de las concejalías de Obras Públicas y Parques y Jardines, Policía Local, bomberos y Protección Civil, así como el personal del Consorcio del Huesna, van a continuar con las labores de vigilancia. Por esta razón, el alcalde hizo un llamamiento a la calma a toda la población e incidió en que la situación es de normalidad "dentro de la alerta naranja en la que se encuentra la provincia por fuertes lluvias y alerta amarilla por vientos".

El alcalde está en contacto con la Subdelegación del Gobierno en Sevilla, la Delegación Provincial de Gobernación y los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) para conocer en todo momento cuál es la situación. "Pido, por tanto, que se haga caso de bulos que lo único que consiguen es provocar entre los vecinos, especialmente sensibilizados por la riada del año pasado, nerviosismo y miedo, cuando estamos pendientes en todo momento de la situación", zanjó.

  • 1