Local

El alcalde permitirá la biblioteca en el Prado si lo avala el Supremo

Juan Ignacio Zoido explica que el asunto “no ha sido objeto de debate” durante la campaña electoral.

el 14 jun 2011 / 19:31 h.

TAGS:

Las obras de la biblioteca están paradas desde hace dos años.

"Si el Supremo certifica que la licencia fue correcta, la biblioteca irá en el Prado". Estas declaraciones hechas ayer por el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido , a las puertas de la sede central de la Universidad de Sevilla (la Fábrica de Tabacos) marcan un giro en el discurso mantenido hasta entonces por el Zoido candidato al sillón de la Alcaldía.

De la denuncia de las obras ante la Unión Europea, allá por enero de 2008, a acatar la decisión de los jueces. La sentencia pronunciada ayer por el alcalde de Sevilla no es llamativa por lo que dice (una obviedad, por otra parte, ya que lo que dictan los tribunales está para cumplirse), sino por cómo lo dijo y en el momento en que lo dijo. No es lo mismo ser candidato que ser alcalde, por lo que el tono beligerante de hace tan sólo unos meses en contra de la construcción proyectada por la arquitecta Zaha Hadid ya no sirve. Ahora, Zoido está dispuesto a respetar la biblioteca en el Prado previo visto bueno del Supremo que, en estos momentos, delibera sobre los recursos presentados en su día por la Universidad y el Ayuntamiento contra la decisión del TSJA de paralizar los trabajos. De eso va a hacer el próximo 28 de julio dos años.

El recién investido alcalde intentó explicar este cambio de actitud en el hecho de que la biblioteca del Prado "no ha sido objeto de debate durante la campaña electoral", como sí lo fue durante la de 2007, en la que el PSOE e IU sellaron su "gobierno de progreso". Entiende Zoido, pues, que la ubicación de la bibliteca en los jardines -a lo que se oponen los vecinos de la zona , que en numerosas ocasiones han contado en sus protestas con el apoyo del ahora alcalde- no es un problema. Esto significa, por tanto, que, en el caso de que el Supremo dicte una sentencia favorable a los intereses de la Universidad y el Ayuntamiento, Juan Ignacio Zoido será quien inaugure la nueva instalación.

El TSJA paró las obras de la biblioteca el 28 de julio de 2009 cuando ya se habían invertido cuatro millones de euros al entender que el proyecto "no estaba justificado" en una zona verde pese a que en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) se recogió esa posibilidad. Cada día que los trabajos de construcción están parados supone un gasto a las arcas de la Universidad de cerca de 8.000 euros .

  • 1