Local

El alcalde pide a la Junta los 133 millones previstos para urbanizar barrios

Monteseirín volverá hoy a negociar la Ley de Barrios. Su propuesta, similar a la catalana, daría un giro a la financiación del II Plan de Barrios. La Junta no sólo participaría en la rehabilitación de viviendas, también en planes de reurbanización integral, obras que hasta ahora paga el Consistorio. En los próximos años se prevé un gasto de 133 millones.

el 15 sep 2009 / 09:47 h.

TAGS:

Monteseirín volverá hoy a negociar la Ley de Barrios. Su propuesta, similar a la catalana, daría un giro a la financiación del II Plan de Barrios. La Junta no sólo participaría en la rehabilitación de viviendas, también en planes de reurbanización integral, obras que hasta ahora paga el Consistorio. En los próximos años se prevé un gasto de 133 millones.

Mejora del espacio público y zonas verdes, equipamientos de uso colectivo, planes de desarrollo social y urbanístico, incorporación de nuevas tecnologías. Éstos son algunos de los elementos que el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, pretende que financie la Junta de Andalucía en las cinco zonas de rehabilitación integrada -El Platanero, Palmete, La Plata, Tres Barrios y La Bachillera-. Así lo recoge la Ley de Barrios de Cataluña que el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, esgrime como base del borrador legislativo que hoy presentará al vicepresidente de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías y que ya cuenta con el visto bueno de la consejera de Gobernación, Clara Aguilera.

El proyecto del II Plan de Barrios, presentado recientemente por el alcalde de Sevilla recoge tres tipos de actuaciones. Por un lado, la rehabilitación de edificios residenciales, un apartado con un presupuesto de 253 millones de euros, de los que la Junta asume más de 190 y el resto se lo reparten el Ayuntamiento y los propios propietarios. El segundo eje son los aparcamientos, incluidos ya en el Plan Director, y con sus propios mecanismos de financiación. El tercer eslabón son las actuaciones de reurbanización de barriadas. El coste previsto es de 133 millones de euros, que inicialmente pagaría el Consistorio a través del patrimonio municipal del suelo.

Pero la aprobación de una ley de barrios similar a la catalana, como solicita Monteseirín, abriría, según explicaron fuentes de la Gerencia de Urbanismo, una nueva puerta. Todos estos apartados se integrarían y el Gobierno andaluz pasaría a participar también de los proyectos de urbanización, construcción de equipamientos, supresión de barreras arquitectónicas.... La aportación municipal se reduciría y además se podrían afrontar iniciativas cuyo coste es prácticamente prohibitivo para el Consistorio.

Esta medida no se podría aplicar en todas las zonas incluidas por el Ayuntamiento en el II Plan de Barrios. La ley catalana recoge una serie de requisitos que debe cumplir un barrio para acceder al fondo de ayudas autonómicas que se crea con esta nueva normativa. Deben ser áreas degradadas con problemas urbanísticos, sociales y económicos. El Consistorio podría pretende aprovecharlo, según indicaron desde Urbanismo con las cinco áreas de rehabilitación integrada ya recogidas en el Plan General de Ordenación Urbana: en Torreblanca, Palmete, Bellavista, Tres Barrios y Alcosa. Para conseguirlo deberá introducir una modifiación respecto a la normativa catalana. Ésta sólo permite acceder a un plan de ayudas por ciudad, dos en el caso de la capital. Según esta misma normativa, la Administración autonómica asumirá entre un 50% y un 75% del presupuesto total del proyecto urbanístico.

Si sale adelante, Sevilla sería escenario de proyectos como el diseñado para el barrio barcelonés de Besòs-Maresme. Recibirá una inversión de 14 millones -la mitad la administración autonómica y la otra la local- para ejecutar 32 proyectos de reforma de calles, dotación de espacios verdes y mejora del espacio público.

  • 1