Local

El alcalde promete 25.900 empleos con una inversión de 800 millones

Zoido basa su propuesta en una quincena de proyectos, la mayoría de financiación privada o de otras administraciones.

el 05 oct 2011 / 10:32 h.

TAGS:

Antonio Sanz, Cristóbal Montoro, Juan Ignacio Zoido, José Luis Sanz y Javier Arenas, ayer, en Sevilla.

Mientras que en plena campaña electoral ninguno de los dos grandes partidos se atreven a dar cifras de creación de empleo, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, sí se aventuró a marcarse un reto: la creación de 25.900 empleos a través de una inversión de 800 millones de euros ejecutadas, sobre todo, por el sector privado con el impulso de la administración. Las cifras rebasan con creces las previsiones -aunque no el balance final al inflar las empresas sus cifras de contratos- realizadas por el Ayuntamiento en el anterior mandato con proyectos concretos, y dependientes del sector público, como fueron los financiados a través de los planes extraordinarios 8.000, 5.000 y Proteja. En este caso, sin embargo, el grueso depende de la aportación de empresas privadas.

Según los últimos datos del Ministerio de Trabajo, correspondientes al pasado mes de agosto, en la ciudad hay 77.825 personas desempleadas. Esta cifra se vería así recortada sensiblemente de cumplirse la promesa -con un tinte electoral- del alcalde, realizado en el Nueva Economía Fórum Europa y recogida por Europa Press, que tiene un desglose por sectores: 8.000 puestos en nuevas actividades y 18.000 en construcción.

¿De dónde proceden estos empleos? Según el anuncio de Zoido, de una quincena de proyectos. Entre ellos, la nueva tienda de Ikea , un proyecto que, según la multinacional sueca, puede generar 4.000 puestos de trabajo entre empleos indirectos y directos -400- a través de la revalorización de los suelos próximos en San Nicolás Oeste. Un planteamiento similar se realiza con el edificio de la Gavidia, cuyo proyecto de reconversión en una zona comercial sigue bloqueado y se planteó para "dinamizar comercialmente el Centro". Junto a estas iniciativas, el alcalde citó el proyecto de la Ciudad de la Justicia -en Los Gordales o en alguna de las otras dos ubicaciones-; y el reaprovechamiento de Altadis.

Todos estos proyectos tienen un lugar común: llevan años bloqueados y su reactivación puede pasar en buena medida por modificaciones en el Plan General de Ordenación Urbanística -incluso la Ciudad de la Justicia ante los nuevos suelos que se barajan-. Dependen así parcialmente de la actuación de la administración local, pero tienen como principal protagonista a empresas privadas o a otras administraciones.

A estos proyectos añadió el alcalde el nuevo plan de aparcamientos, las naves para viveros de empresas, el eje entre la Catedral y la Plaza de España a través del Parque de María Luisa, el aprovechamiento del Puerto, la reconstrucción de barriadas degradadas, la rehabilitación de polígonos industriales, el desarrollo de la Cartuja, la puesta en valor de las Naves del Barranco o el impulso de nuevas infraestructuras deportivas que estarán "entre las de mayor calidad que existen en todo el país".

Aunque no todos, la mayor parte de estos proyectos, no dependen de los fondos del Consistorio o de recursos públicos. El motivo es evidente: el Ayuntamiento no tendrá margen ni en 2012, ni probablemente en los próximos ejercicios. Más que aportar, se podrá beneficiar si se cumplen estos objetivos. De hecho, el propio Zoido hizo ayer balance de la aportación que supondrá para las arcas municipales esta actividad económica: 40 millones entre tasas y licencias.

Estos fondos podrían venir a aliviar una deteriorada situación económica que ha empeorado sensiblemente en los últimos meses. Y en la que aún quedan incógnitas por resolver: como la modificación del plan de saneamiento impulsado por el anterior gobierno ante el déficit en las cuentas, la devolución de los anticipos reintegrables al Estado, la compensación de los remanentes de tesorería negativos de los últimos ejercicios, el pago de las facturas atrasadas a los proveedores o la renegociación de la deuda anunciada por el PP y que implicará aplazar los intereses, como ya hizo el gobierno anterior.

Pese a este complejo escenario, Zoido lanzó un anuncio ayer: "Sevilla será la sorpresa de España. Creo que ya casi sabemos lo que debemos y vamos a equilibrar nuestro presupuesto en dos años. Los gastos no pueden superar a los ingresos porque se estará hipotecando a las sucesivas generaciones". El alcalde, quien cifró en cien millones de euros la carga financiera, anunció además que el presupuesto se podrá aprobar antes de la finalización del presente ejercicio de forma que entre en vigor en enero.

"No podemos defraudar a los más necesitados, hay que priorizar las ayudas. El poco dinero que se obtenga se sacará del gasto corriente apostando por la inversión, donde podemos hacer una gran oferta a la iniciativa privada y donde es necesaria la ampliación del Palacio de congresos, que en 2012 obliga a consignar un importante importe por primera vez", anunció el regidor. Hizo referencia así a la deuda que las constructuras le reclaman al Consistorio por la obra del Palacio de Congresos y cuya renegociación ha detenido los trabajos. Este proyecto ya ha condicionado en años anteriores las cuentas municipales dado que el Ayuntamiento figura como avalista del préstamo de Emvisesa.


  • 1