Local

El alcalde se despide por carta y agrava la crisis municipal

el 06 mar 2010 / 22:52 h.

TAGS:

Alfredo Sánchez Monteseirín pone hoy el broche a una semana que ha puesto punto y final a una trayectoria de once años al frente del Ayuntamiento de Sevilla. Lo que empezó con un teletipo de ocho líneas lanzado por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, sin previo acuerdo con el entorno del regidor y el día después de que se hiciera pública la sentencia del Tribunal Supremo por el caso de las facturas falsas, se cierra hoy con una carta que publica este periódico (pág. 9) en la que el regidor, aún en Italia de viaje institucional, se despide de los ciudadanos, les da las gracias por tantos años y anuncia su disposición a volver al puesto de funcionario. Faltan por determinar los plazos. Pero los acontecimientos se precipitan. Mañana el alcalde se reunirá con todo su grupo y el propio secretario general del partido, José Antonio Viera, ha solicitado una cita con el regidor. La Ejecutiva se prepara para una inminente salida que sería cubierta por Rosamar Prieto-Castro y ayer empezó a desvelar sus cartas: cedió al consejero de Vivienda, Juan Espadas, un puesto de primera línea: fue presidente del congreso.
Monteseirín ha vuelto a recurrir a un escrito remitido a los medios para su adiós. Igual que hizo hace unos dos años cuando lanzó la campaña del sector crítico en el congreso provincial contra Viera con el lema de "Un paso atrás". Ni comparecencia ante los medios, ni un acto con el partido. Escribe algunas de sus últimas líneas como regidor, a su propio estilo. "Es lo mejor para Sevilla y especialmente para la ciudadanía que más apuesta a diario por los valores del progreso, la solidaridad y la modernidad". Y a partir de ahora, el futuro: "Voy a dirigir mi vocación por la cosa pública a otras tareas, en mi condición de funcionario o en cualesquiera otras que mi formación y mi experiencia puedan seguir siendo útiles".
La dirección provincial, que tanto ha abogado por la culminación del mandato, empezaba ayer a digerir esta posibilidad -e incluso muchos dirigentes a respaldarla ante el complejo escenario del regidor-, mientras el entorno de Monteseirín no ocultaba el malestar del regidor porque el partido haya permitido que el alcalde más longevo de la democracia en Sevilla salga por la puerta de atrás. Lo que antes eran llamamientos contundentes a que el regidor culminase su mandato, se transformaron ayer, por un lado, en el nuevo discurso de José Antonio Viera -"Seguirá siendo alcalde mientras lo desee. Él sólo ha dicho que no será candidato, pero nada más. Vamos a ser prudentes con los tiempos"- y un simbólico silencio de Griñán, que no hizo ni una sola referencia a Monteseirín. Sólo unas palabras se pueden vincular a la situación del regidor: "La solución no es un artículo en el periódico que no va a leer prácticamente nadie".
La Ejecutiva Provincial ve reforzado su control sobre el Ayuntamiento. Y sus planes llevan meses encima de la mesa: que la siguiente de la lista Rosamar Prieto-Castro tome las riendas, mientras se prepara un candidato de fuera. No hay consenso ni mucho menos en torno a esta opción, vista como un error por el sector crítico y como una solución al problema que permita una reestructuración interna dirigida por el partido por el sector afín a José Antonio Viera. Pero la presidenta del Pleno ya ha mostrado su disposición, y está sólo a la espera del último gesto, del adiós de Monteseirín, sea después del congreso regional, como prevén numerosos dirigentes consultados, o incluso antes si el alcalde opta por dejar el cargo ante lo que su entorno considera una "humillación" y un "menosprecio".
Si el Provincial tiene manos libres, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, queda descartado. El nombre lo pondrá el PSOE, lo ha puesto de hecho ya aunque no se difunda hasta julio. Los detalles, no obstante son simbólicos: Espadas, con un nivel de conocimiento muy bajo en Sevilla, fue situado en primera línea ayer. En el centro de los focos como presidente del congreso.

  • 1