domingo, 17 febrero 2019
14:18
, última actualización
Local

El Aljarafe desarrolla un plan pionero para pacientes sin curación

El programa Comparte se desarrolla bajo la tutela del hospital San Juan de Dios de Bormujos y con la colaboración de todos los centros de salud del territorio y las familias.

el 28 may 2010 / 16:07 h.

TAGS:

Paliar las penosas circunstancias que habitualmente llevan a los enfermos de larga duración a ir una y otra vez hasta el centro hospitalario por la falta de control de su situación médica. Esto es lo que consigue el programa Comparte que en la comarca del Aljarafe atiende hoy día a 1.300 pacientes gracias a la colaboración entre el hospital San Juan de Dios del Aljarafe y el distrito sanitario, a través de los centros de salud del territorio.

Los doctores Antonio Fernández Moyano, jefe del servicio de Medicina, e Ignacio Vallejo, coordinador de Medicina Interna, son dos de los encargados de llevar adelante este proyecto, en colaboración directa con los enfermeros del centro hospitalario y los médicos de familia y enfermeros de los centros de salud de esta comarca.

El primero destaca que “el objetivo fundamental del programa es mejorar la calidad de vida de los pacientes a través del control de la enfermedad en el domicilio”. Para ello, el elemento fundamental es la organización desde el momento en que el enfermo –los atendidos son personas con pluripatologías, insuficiencias cardiacas y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc), y el 85% tienen más de 65 años– entra en el centro hospitalario y se le cataloga como miembro del programa hasta que está en su casa, con pasos intermedios que incluyen la formación del paciente y de su cuidador principal,  que en la mayoría de los casos suele ser una mujer.

En todos estos casos “son patologías que no se pueden curar y lo que se trata es de mejorar los síntomas y los cuidados, que efectúan los enfermeros, y que además enseñan a realizar a los cuidadores”, continúa, al tiempo que precisa que “también les enseñan a automedicarse y a cómo actuar en caso de empeoramiento”. Saben controlar sus síntomas, como hacen los diabéticos, y ajustar su medicación, para que no sea necesario que en todo momento tengan que acudir a un médico o ir al hospital de urgencia para recibir atención.

En el área de asistencia primaria, los centros de salud, “se realizan talleres tanto para el cuidador como para el paciente”, explica Concepción Pérez Albújar, directora del centro de salud de Tomares. También están en contacto directo tanto con el paciente como con el internista de referencia. Hay uno para cada centro de referencia del hospital.

Esta acción conjunta transmite al paciente y a la familia una seguridad y una confianza para hacer frente a su día a día, porque “están en sus casas, que es lo que quieren, pero con los mismos cuidados que tendrían en el hospital”, resalta. Este programa “es el culmen de las muchas labores conjuntas que están puestas en marcha en el distrito sanitario”, asegura.

Coinciden así en que se basa  en un modelo de funcionamiento establecido, “que es novedad en Andalucía, de continuidad asistencial”, del que el paciente no es consciente. Sólo sabe que recibe una mejor atención y que siempre es atendido por el mismo personal que le conoce y sabe de todos sus problemas.

 “Se trata de operativizar como nos relacionamos, con una sectorización del distrito”, explica el facultativo. “Cada zona básica tiene asignado en el hospital un internista, que es gestor de casos hospitalarios de los pacientes de ese sector que ingresan, y una sectorización de la planta, lo que supone que los enfermos de Bormujos o de Pilas ingresan siempre en el mismo ala del hospital”, agrega. “Esto supone que cuando el paciente reingresa siempre es atendido por los mismos enfermeros, los mismos médicos, y además, los de las habitaciones cercanas suelen ser personas conocidas, vecinos de su mismo pueblo”, puntualiza.

El círculo de atención se cierra cuando los profesionales se reúnen cada 15 días en el centro de salud con su internista para tratar aspectos específicos de cada paciente de esa área. El sistema se implantó en el hospital del Aljarafe, la comarca más poblada, en mayo de 2005 y a fecha de hoy, los 280.000 habitantes que dependen de este distrito sanitario tienen asignado un médico de familia y un internista de referencia. Todo un logro en la asistencia a los más débiles.

  • 1