jueves, 21 marzo 2019
10:36
, última actualización
Local

El Aljarafe, punta de lanza de la provincia

La Gran Sevilla superará en el año 2015 el millón y medio de habitantes. Los 113.000 que hay en la actualidad crecerán exponencialmente en los próximos siete años, sobre todo en la zona central del Aljarafe.

el 15 sep 2009 / 16:21 h.

La Gran Sevilla superará en el año 2015 el millón y medio de habitantes. Los 113.000 que hay en la actualidad crecerán exponencialmente en los próximos siete años, sobre todo en la zona central del Aljarafe. La comarca liderará la expansión residencial junto a otros crecimientos importantes -aunque menores en densidad poblacional- como los de Dos Hermanas o Alcalá e Guadaíra. La capital seguirá estancada. Así al menos lo afirma el informe elaborado por el caterático de arquitectura Luis Recuenco, que confirma que más de la mitad del crecimiento poblacional del área metropolitana de los próximos años -el 51%- tendrá lugar en el Aljarafe. Municipios como Bormujos, Mairena del Aljarafe, Espartinas o Palomares del Río liderarán la expansión. A juicio de Recuenco, a la administración le faltan datos sobre población, por lo que los planes urbanísiticos que limitan el crecimiento no dibujan una radiografía exacta de la concentración residencial. Tenga razón Recuenco o la administración, lo cierto es que el Aljarafe, durante los próximos años, seguirá marcando el ritmo del crecimiento poblacional, empresarial y económico de la provincia y deberá contar con una planificación adecuada por parte de las administraciones a la hora de invertir recursos para dotar a la comarca de las infraestructuras adecuadas para rentabilizar al máximo las oportunidades que se abrirán. El plan de infraestructuras diseñado por el gobierno andaluz con el horizonte de 2025 se halla completado o en fase de ejecución en un 54%. La apuesta el Metro, la SE-40, los nuevos tranvías y el tercer carril de la A-49 supondrán una ayuda, pero las autoridades deben ser conscientes de que el crecimiento es continuado y las previsiones pueden quedarse cortas. La apuesta por el cercanías, olvidada en los presupuestos, debe ser una prioridad. El Aljarafe puede convertirse en la próxima década en el motor de la provincia o en su pesadilla. Es hora de actuar.

  • 1