Local

El alma de Cuba

Tarsicio Bertone no es un futbolista, es secretario de Estado, el ministro de Asuntos Exteriores, número dos del Papa. Para entendernos, ya que no todos somos teólogos ni politólogos celestiales, es como Condoleeza Rice en EEUU pero blanco...

el 15 sep 2009 / 01:21 h.

Tarsicio Bertone no es un futbolista, es secretario de Estado, el ministro de Asuntos Exteriores, número dos del Papa. Para entendernos, ya que no todos somos teólogos ni politólogos celestiales, es como Condoleeza Rice en EEUU pero blanco, cura -no tengo claro que la Rice no sea monja metodista- varón y de Génova, la de Italia. Su ascendiente político le viene de su amistad con Ratzinger del que fue su secretario en la Congregación para la Fe, hasta el Concilio Vaticano II Santa Inquisición, y, por supuesto, del Espíritu Santo. Es Camarlengo, es decir, administra en ocasiones los bienes y derechos temporales vaticanos.

Bertone fue un activo defensor de la inclusión de la tradición cristiana en la Constitución europea y se posicionó contra la entrada de Turquía sin que conste que el Fenerbahçe haya eliminado también a la Sampdoria. No, esto no es L´Osservatore Romano, lo cuento porque Bertone tiene muchísimo poder y con éste representa a El Vaticano. En plena abdicación de Fidel Castro a favor de Raúl, convertido en reina madre, quizá en recuerdo de aquella paloma que se le posó en su primer mitin habanero, Bertone ha sido el primer representante de un Estado en visitar Cuba. No le han parecido mal las leyes en vigor o futuras sobre aborto, matrimonio, investigación biomédica y otras, en la isla caribeña, ni su régimen político, ni ha orientado el voto, ni ha sido más beligerante que un prudentísimo ministro en lo que se refiere a los derechos humanos. Incluso ha condenado el bloqueo americano, para desesperación de Aznar que el mismo día clamaba lo contrario.

Qué pasa entonces: Rouco va por libre? En las estadísticas de la OMC y de Eurostat he tratado de encontrar una explicación macro, pero nada: El Vaticano no sale. Tengo una tesis: El Vaticano es el primer intermediario mundial en bienes espirituales y los evangelistas aprietan.

  • 1