Deportes

El Almería le hace un favor al Barcelona

El Real Madrid perdió, por dos goles a cero, ante el Almería y sufrió su primera derrota liguera desde hace tres meses, cuando cayó en el campo del Sevilla. Los de Schuste seguirán manteniendo un liderato firme a pesar del traspiés sufrido en su visita a Almería merced a dos goles de Juan Jesús Gutiérrez 'Juanito', en el minuto 16; y de Alvaro Negredo, de penalti, en el 47.

el 14 sep 2009 / 23:34 h.

El líder de la liga, el Real Madrid, cayó (2-0) con sorpresa y justicia en el Estadio Mediterráneo ante un Almería que plasmó sobre el terreno de juego el eficaz planteamiento dispuesto por Unai Emery, que ahogó desde el primer momento a los blancos en la subida de balón y que permitió cuajar en gol la primera ocasión de que dispusieron los rojiblancos.

Fue en el minuto 15, después de que Raúl estuviese a punto de marcar con una vaselina, y a balón parado pese a que el técnico madridista, Bernd Schuster, había ensayado durante toda la semana la defensa ante esa opción de peligro de los andaluces.

Así, en ese primer cuarto de hora, en una falta en el lateral izquierdo del ataque almeriense, Mané tocó en corto para Corona, éste centró al área y, allí, Juan Jesús Gutiérrez "Juanito" cerró la combinación empujando el balón a las redes merengues.

Con el holandés Ruud van Nistelrooy totalmente anulado por un gran partido de Carlos García, el dominio madridista moría sin fruto siempre en las cercanías del área rojiblanca y su peligro se remitía a llegadas sin la profundidad necesaria.

En el 27, Sergio Ramos pudo, sin embargo, marcar a balón parado, pero el balón se fue por encima del larguero y, en el 35, una pared entre Raúl y Robinho la desperdició el brasileño mandando la pelota fuera.

La segunda parte empezó eléctrica. El Almería en la primera pisada al área rival aumentaba las diferencias, merced a un penalti con el que fue castigado el derribo de Fabio Cannavaro a Álvaro Negredo, tras pases de Corona y Crusat.

El ex madridista no desperdició la ocasión y transformó la pena. El segundo tanto dio tranquilidad a los andaluces, mientras los blancos comenzaron a sentir los nervios, tanto en el campo como el banquillo.

Los madridistas dependían del juego de Robinho, mientras el Almería lo hacía del meta brasileño Diego Alves, quien en el 55 salvó espectacularmente un cabezazo de Raúl al borde del área pequeña, a centro del brasileño.

Sin tiempo para respirar, otra vez el número 10 del Real Madrid, justo en el mismo minuto, disparó cruzado y Alves -como no- terminó anulando el peligro.

Los últimos minutos fueron de color blancos en dominio y ocasiones, pero nada ocurrió. Primero porque en el 75 Raúl cabeceó fuera un servicio de Balboa. Segundo porque en el 77 Alves intervino otra vez para enviar fuera una volea de Guti. Y tercero porque diez minutos más tarde Baptista "mojaba" el último cartucho blanco.

La aptitud y la intensidad rojiblanca pusieron el resto para rubricar un triunfo brillante ante un Real Madrid maniatado por el equipo revelación de la temporada.

  • 1