Local

El alumnado sigue creciendo por la escolarización cada vez más temprana

El descenso de la natalidad ya se nota en Secundaria pero se compensa con la elevada ocupación en guarderías e Infantil. 1.846.586 niños se incorporan estos días a un sistema escolar en el que el 96,7% opta por la enseñanza pública o concertada.

el 07 sep 2011 / 11:33 h.

TAGS:

Tras las guarderías, que abrieron el día 1, el curso empezarán en Primaria el lunes y el día 15 en Secundaria.
El progresivo descenso de la natalidad, generalizado en todo el país y que afecta también a la comunidad, empieza a notarse en los cursos superiores del sistema escolar. Como ya ocurrió el año anterior, el número de alumnos en Secundaria bajará este curso en 4.371. La evolución demográfica aún no afecta a Primaria, donde hay 7.520 alumnos más. Pero sobre todo, las aulas andaluzas se llenan cada año más no ya, como ocurrió en cursos anteriores, por el alumnado extranjero -que este curso baja por segundo año consecutivo (950 menos aunque aún superan los 100.133)- sino por la escolarización cada vez más temprana de los niños. El cambio social experimentado en las familias, donde lo habitual es que ambos progenitores trabajen, hace que, pese a no ser obligatorio, el 100% de los niños andaluces de tres años esté escolarizado, una tasa por encima de la media española y europea. Pero sobre todo, uno de cada tres nuevos alumnos del sistema es menor de esas edad. Las guarderías tienen 13.268 usuarios más.

 

Así, el curso que ahora empieza -las guarderías comenzaron el día 1 mientras que en Infantil y Primaria el curso empieza el lunes y en Secundaria el 15- supone la puesta en marcha de un sistema que aglutina el "récord" de 1.846.586 alumnos y en el que trabajan 120.095 docentes y más de 50.000 monitores, personal de comedores, transporte escolar y otros servicios vinculados al mismo. La próxima semana abren sus puertas 6.491 centros (4.482 públicos y 2009 privados). El consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, recordó que Andalucía aglutina más escolares que Galicia, País Vasco y Valencia juntas y que todas las universidades españolas.

Además del incremento de alumnos pequeños, este curso también ha aumentado, siguiendo la tendencia del pasado, el alumnado en ciclos formativos, educación de adultos y Bachillerato. ¿Por qué el descenso de la natalidad que se nota ya en ESO no se aprecia en este alumnado más mayor? La explicación está en la crisis, que ha devuelto a las aulas a gente que las dejó nada más terminar la etapa obligatoria para trabajar, sobre todo, en el ladrillo. Al estallar la burbuja inmobiliaria, y con una tasa de paro juvenil por encima del 40%, muchos deciden volver.

La Junta fomenta ese regreso. Desde 2008 oferta las Becas 6.000 para jóvenes procedentes de familias con rentas bajas que quieren cursar el Bachillerato o Ciclos Formativos. El año pasado se concedieron 5.600 y este curso la previsión es de 6.000. Este año además hay otra beca para dar una segunda oportunidad a quienes dejaron la escuela demasiado pronto. 3.000 jóvenes parados con cargas familiares recibirán 400 euros mensuales para retomar su formación. El plazo para solicitar todas estas ayudas termina el 30.

Este curso se amplía a más centros el bilingüismo: 804 que además tendrán que ofertarlo en todas las líneas. El número de escolares que pueden seguir esta enseñanza crece un 40%, aunque no se ha llegado a los 1.200 centros prometidos para la legislatura. Los portátiles se extienden a quinto de Primaria y 158 centros usarán libros digitales en primero de ESO (además de 93 que continúan con el programa experimental en quinto y sexto de Primaria y segundo de ESO). Por primera vez, los padres de los niños que entran ahora en tercero de Primaria tendrán unos resultados, los de la prueba Escala, para corregir un futuro fracaso escolar. Y en primero de Primaria y de ESO se harán también unas pruebas para detectar a los "alumnos más capaces" y aplicar, por primera vez, un plan para potenciar ese talento.

La crisis eleva las familias que necesitan comedor gratis
El 96,7% de los escolares andaluces estudian en centros públicos o concertados (solo 61.339 optan por la enseñanza privada), una elección en la que pesa el aspecto económico y también ideológico. Sin embargo, la discrepancia entre los horarios lectivos y los laborales hace que muchas familias tengan que contratar servicios que sí hay que pagar en los centros públicos como el comedor, el aula matinal o las actividades extraescolares. No obstante, la Junta los subvenciona. Y es ahí donde se notan los estragos de la crisis, porque en el curso pasado aumentaron un 22% las familias con derecho a algún tipo de descuento (71.770 más) y un 50% las que, por su nivel de renta, no pagaron nada. En total, usaron el comedor 196.161 alumnos, el aula matinal 83.058 y las extraescolares 217.863. La Junta destina a estos servicios, junto a los libros de texto y el transporte escolar gratuitos -Andalucía es la única comunidad que lo oferta también en las enseñanzas postobligatorias- 85 millones. Desde el curso pasado se toma como referencia la renta más cercana al inicio del curso. Antes se usaba la presentada en el plazo de matrícula, que era la anterior, pero el Defensor alertó de que en un año la situación cambia mucho.

En un curso que en Madrid o Castilla-La Mancha empieza con anuncios de recortes y la rebelión de los profesores por la ampliación de su horario lectivo, Álvarez de la Chica sacó pecho de que en Andalucía no solo no habrá "ni el más mínimo recorte" sino que puede presumir de ser la única en la que la plantilla docente crecerá, en concreto 198 profesores más en los centros públicos hasta sumar 98.168 (en total hay 120.098 docentes). A diferencia de otras comunidades, que no ofertaron plazas de maestro o muy pocas, Andalucía sacó en junio 3.796, superando el límite impuesto por el Estado a la tasa de reposición . Con todo, el presupuesto andaluz preveía este curso un crecimiento neto de 680 profesores. De la Chica defendió que se hace una previsión máxima pero que la plantilla final cubre las necesidades.


  • 1