Local

El amor en tiempos de la crisis

¿Tiene futuro el amor en el Estado del Bienestar, con lo que se sufre? Es más: ¿cómo hacen algunas parejas para durar tanto? Al borde del 14-F, varios sevillanos desvelan sus razones y creencias sobre ambos misterios.

el 10 feb 2011 / 07:13 h.

TAGS:

El amor es un camino en construcción que cada uno va perfilando con los años. Los sevillanos, como ahora verán, cada vez se separan menos según las últimas estadísticas. Aunque parezca increíble, las parejas sobreviven a las tormentas que causan la crisis, el paro, las enfermedades y el estrés. La confianza absoluta en el otro es lo que más se repite como razón básica e imprescindible para que una pareja funcione de forma duradera.

Caminando por las calles del centro no hay que ser una lumbrera para darse cuenta de lo cerca que está el día de los enamorados. Escaparates, puestos de flores, restaurantes, anuncios... Es difícil zafarse de una festividad que en relativamente pocos años ha pasado de ser cosa de quintos y chachas hasta generalizarse de forma amenazadora por todo el hemisferio norte. Dadas las circunstancias, dado el dispendio, ¿cómo no hacerse preguntas?

Muchas son las iniciativas que están ofreciendo las firmas comerciales. Ofertas de dos por el precio de uno, hoteles con encanto a precio lowcost, cenas con menús afrodisiacos, regalos originales. Es curioso también lo de Los Cien Montaditos, porque responde a un interés antropológico, lo cual es muy encomiable en una cadena que se dedica a meter comida en pan. Resulta que han instalado unas cabinas en dos céntricas calles de Sevilla con las que quiere dar voz a todos los enamorados y desenamorados para que graben sus mensajes y los envíen a sus parejas.

Otra de las noticias que llama aun más la atención es que los sevillanos se quieren más que nunca, o eso parece. En los últimos informes estadísticos del Consejo General del Poder Judicial, en 2010, en Sevilla se han separado 4.284 parejas menos que en 2009. ¿Cuáles son las causas de esta bajada? Pueden ser muchas. Es obvio pensar en la crisis, en el costo demasiado elevado del papeleo que supera los 1.800 euros y se duplica si es contencioso. Aparte, uno de la pareja se tiene que mudar a otro piso. Entonces los separados deben afrontar gastos extra, nueva casa, manutención, vender o seguir pagando la hipoteca, vivir si queda algo. La soledad es otro elemento que hay que considerar. El desamor, como el amor, cada vez hay que pensárselo más.

Una relación requiere muchos esfuerzos. No es fácil pero sí es posible. Muchos paisanos consultados coinciden en que es necesario ser muy generosos y establecer reglas de convivencia para evitar los conflictos. Antonia Domínguez Cabeza lleva 48 años casada. Es una mujer que se considera muy orgullosa de su pareja y confiesa que su secreto ha sido siempre la paciencia y estar enamorada siempre. Antonia recuerda que cuando su matrimonio entró en la monotonía, tuvieron la gran sorpresa de su embarazo y desde ese momento todo cambió: "Mi hija fue un antes y un después en nuestro matrimonio. Antes nos queríamos y ahora no nos podemos ver el uno sin el otro. Nos complementamos en todo. La verdad que mi marido es un gran apoyo para mí."

En busca de las parejas inquebrantables, aparecen muchas otras que aspiran a serlo. Cada una de ellas aporta un recetario frecuentemente inexportable, pero del que se desprenden elementos comunes. El primero y más importante: la perogrullada de que el amor sólo parece funcionar si hay amor. Envuelva usted esta verdad en papel de regalo a ver qué cara le ponen.

  • 1