Local

"El amor más admirable se da entre quienes no tienen nada"

El escritor y filósofo presenta ‘El amor y sus formas', un ensayo más allá de los tópicos.

el 25 may 2011 / 20:48 h.

TAGS:

El filósofo Javier Sádaba.

Después de escribir más de 30 libros sobre temas como la ética o las religiones, Javier Sádaba publica El amor y sus formas (Península), un ensayo que trata de ir más allá de los tópicos.

-Le propongo un primer lugar común: ¿El amor es ciego?
-Es un poco bizco. Por un lado, elimina la capacidad de ver con objetividad al objeto amado. Es verdad que tiene algo de enajenación transitoria. Y, por otra parte, agudiza enormemente la sensibilidad: no ve los defectos del otro, pero sí todo lo que le rodea. Es como si se despertaran todas sus capacidades sensitivas, las potencias que tiene uno para ver cómo está el mundo.

-¿Amor con amor se paga?
-Sólo cuando uno quiere realmente pagarlo, no se puede imponer de ninguna manera a nadie. Ahora bien, una vez que uno está enamorado o ha recibido algún otro tipo de amor, como la amistad, la manera más adecuada de responder es ser recíproco, crecer juntos en el amor.


-¿Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana?
-Quizá la forma más admirable de amor es aquel sencillo, el que se da entre personas que no tienen nada, que se quieren desnudas, y no sólo porque están en la cama, sino porque quieren al que es, y no al que tiene. Cuando el amor salta por la ventana porque no se tiene, es porque se quería otra cosa. No se quería tanto al hombre, como al nombre.

-¿Quien bien te quiere, te hará llorar?
-Sí, y de forma muy especial en el amor materno. El único amor incondicional es el de la madre, en parte porque la Naturaleza lo quiere así, y en parte porque el vínculo de nuestras madres es tan intenso que acaban identificándote como una parte de sí mismas. Y si te quiere de verdad, en su momento te dirá las cosas tal y como son. Y las cosas, como son, duelen. Por tanto, que se llore es precisamente una manifestación de ese amor.

-¿Y aquello de Love Story, "amor es no tener que decir lo siento"? ¿No tiene sitio la disculpa en esa relación?
-En el amor la disculpa debe surgir por dos motivos: una, si se ha herido a la persona a la que quieres y te quieres. Se ha producido una quiebra, y lo sientes como otras facetas de la vida humana. Y otro, es el elemento delicado, difícil, extraordinariamente complicado, del desamor. Entonces hay que buscar, o el silencio más elegante, o la palabra más adecuada. Y casi siempre, la palabra más adecuada, si no es "lo siento", tiene que ser una muy parecida.

-No nos olvidemos de don Antonio Machado: ¿"A la palabras de amor les sienta bien un poquito de exageración"?
-El amor sin exageración es imposible. El amor es exaltación, de ahí que su vehículo más adecuado sea la poesía, o la música. Hay cierto tipo de maneras de mostrar en palabras el amor que me parecen ejemplares. El caso más espectacular es el de Von Kleist, que poco antes de suicidarse le manda una carta a su amada en la que casi ni siquiera hay una oración, todo es: mi pan, mi pluma, mi amor... Junta casi palabra y silencio para decir todo lo más que se puede decir, que es colocar el corazón de uno cerca del corazón de otro.

-Acabemos: ¿Por qué lo llaman amor, cuando quieren decir sexo?
-Hay una gran verdad en eso, pues todo amor, desde el amor-pasión hasta el amor a la Humanidad, procede de la fuerza libinial, que es sexual. Pero cuidado, a veces se produce en error lógico: el amor, evidentemente, implica o lleva al sexo, y si no se da yo sospecharía de que algo raro sucede. Pero el sexo, no necesariamente tiene que llevar al amor.

  • 1