Local

El análisis. Los agujeros negros en las cuentas de la Fundación Mercasevilla

Los desfases. El informe de la nueva auditoría practicada a la Fundación Mercasevilla es sencillamente demoledor. Según el documento, el ex gerente Fernando Mellet provocó un agujero superior 1,1 millones de euros saltándose todos los controles, procedimientos y protocolos, incumpliendo las normas de contratación aplicables al sector público.

el 16 sep 2009 / 05:01 h.

Los desfases. El informe de la nueva auditoría practicada a la Fundación Mercasevilla es sencillamente demoledor. Según el documento, el ex gerente Fernando Mellet provocó un agujero superior 1,1 millones de euros saltándose todos los controles, procedimientos y protocolos, incumpliendo las normas de contratación aplicables al sector público. No había documentos contables que sirvieran de soporte a los gastos realizados. Lo más sorprendente, sin embargo, es que la prestigiosa auditora Price Waterhouse, que fiscalizó las cuentas en 2007 y 2008, no vio nada raro y por tanto, nadie en el patronato reparó en las barbaridades que se estaban cometiendo. Es evidente que las culpas se están desviando tanto a Mellet como a la consultora, que no tardará mucho en dar su versión de tan lamentables hechos en una empresa con mayoría de capital público.

El por qué. ¿Cuál era el fin último de Mellet con las operaciones paralelas en la Fundación? ¿El enriquecimiento personal o el maquillaje de las cuentas de Mercasevilla? Parece que, sin perjuicio de lo primero, los movimientos de capital podrían estar relacionados con un intento de ocultar la mala gestión del mercado de mayoristas que, curiosamente, era publicitado por los ignorantes rectores como un modelo de eficacia en la gestión

Los sobornos. Entonces... ¿De dónde salía el dinero para maquillar las cuentas de Mercasevilla? ¿Hubo más sobornos como el que denunció el grupo la Raza que sí se ejecutaron y que pasaron a engrosar las cuentas de la Fundación?. A tenor del informe auditor, más que fundación habría que llamarla agencia de colocación a dedo, por la cantidad de gente contratada que había "de forma discrecional, con un exceso de personal contratado".

Los dispendios. ¿Por qué nadie sabía nada si la Fundación iba sacando pecho por toda la ciudad? A un conocido abogado sevillano le llegó a ofrecer 4.000 euros por dar un pregón de Semana Santa. ¿Se imaginan las puñaladas que habría por darlo en el Maestranza si el Consejo de Cofradías pagara ese dinero? Otro ejemplo clarificador fue el viaje a gastos pagados por el que la fundación se llevó a todos los mayoristas de pescado a un país oriental. Nadie salvo Mellet controlaba las adjudicaciones y traspasos de los puestos del mercado. Da la impresión de que la jueza tiene para escribir un libro con las páginas más oscuras del mercado de abastos central. Y pensar que, fruto de su 'buen hacer' al ayuntamiento se le ocurrió recientemente darle a Mercasevilla la gestión de todos los mercados de abasto de la ciudad...

Cabalgata gay. Los miembros del colectivo Colega han mostrado públicamente su rechazo a la cabalgata del orgullo gay que se paseó el sábado por Sevilla sin incidentes y con un espíritu tan festivo e histriónico como reivindicador de la diversidad y la libertad de opción sexual. Es legítimo que Colega rechace la 'frivolidad' que lleva al estereotipo. Sin embargo, más grotesca que la cabalgata resultó la foto de la directiva de Colega con el grupo municipal del Partido Popular, formación que mantiene un recurso en el Tribunal Constitucional contra los matrimonios homosexuales.

Adiós agrupación. El Secretario de Organización del PSOE andaluz, Rafael Velasco, ha hecho público lo que era ya un secreto a voces. El partido no permitirá la creación de una comisión ejecutiva municipal en Sevilla que pueda servir como contrapoder de los críticos a la agrupación provincial que dirige José Antonio Viera. El argumento de no tocar la organización de las capitales donde se gobierna es tan frágil como la convicción de las agrupaciones no oficialistas de que serán sólo ellos quienes decidan el sustituto de Monteseirín. Málaga y Córdoba tendrán agrupación municipal. Sevilla no, aunque está por ver la reacción de algunas agrupaciones críticas. ¿Regresarán las hostilidades orgánicas?

La torre Pelli. El comité de patrimonio de la Unesco, reunido en Sevilla, firmó ayer una resolución contra la torre Pelli. Era difícil pensar que no ocurriera así. Ahora se abre un serio dilema. Cajasol tiene los permisos para continuar con las obras, pero la recomendación de paralizarlas viene de la más alta instancia patrimonial del mundo. ¿Qué hacer? Es lógico que la Unesco pida informes sobre la torre pero, ¿por qué no lo hizo antes? La clave es que cualquier decisión de frenar que se tome conllevaría una enorme componente económica, sobre todo por el lucro cesante.

La Barqueta. La empresa adjudicataria del nuevo edificio de la facultad de Enfermería en Los Perdigones ha abandonado el proyecto porque no ha vendido las cuatro plantas de aparcamientos subterráneos con las que pretendía rentabilizar su coste. Casi nadie ha comprado la plaza en un lugar muy próximo al polémico parking que el Ayuntamiento tiene proyectado bajo el parque. ¿Cambiará esto las intenciones municipales?

Trianeros del año. El Ayuntamiento ha hecho públicos los nombres de los galardonados con el título de trianero de honor y trianero del año con motivo de la Velá de Santa Ana. Todos se lo merecen, sin duda alguna. No estaría de más, sin embargo, que el distrito elevara la mirada sobre el círculo de artistas y cofrades en el que se suele mover. Hay nombres de trianeros ilustres como el del

ingeniero José Luis Manzanares, por ejemplo, que bien merecerían un reconocimiento del barrio que lo vio nacer. Triana no es sólo folclore. Para su orgullo, también acoge a vecinos de vanguardia y modernidad.

dsuarez@correoandalucia.es

  • 1