Local

El aniversario más triste

Hoy se cumplen cuatro años del atentado terrorista más grave de la historia de España. Un aniversario especialmente doloroso que debe convertirse en un homenaje agradecido de todos los ciudadanos a las 191 víctimas que dejaron su vida en los trenes de Madrid por la irracionalidad del extremismo islamista.

el 15 sep 2009 / 01:31 h.

Hoy se cumplen cuatro años del atentado terrorista más grave de la historia de España. Un aniversario especialmente doloroso que debe convertirse en un homenaje agradecido de todos los ciudadanos a las 191 víctimas que dejaron su vida en los trenes de Madrid por la irracionalidad del extremismo islamista. La jornada de recuerdo a los fallecidos se produce justo dos días después de la fiesta de la democracia que los españoles vivieron el domingo. Una jornada electoral que volvió a verse entristecida por otro zarpazo terrorista, esta vez sí con el sello de ETA, en la persona del ex concejal socialista de Mondragón Isaías Carrasco. Miles de ciudadanos de bien salían a las calles ayer para rechazar ese último asesinato etarra que fue respondido en las urnas como se merecía, con una elevada participación electoral, el mejor arma de los ciudadanos para contrarrestar la barbarie terrorista. Pero el 11-M ha sido demasiado utilizado y manipulado durante toda la legislatura que concluyó el domingo con un inapelable triunfo de José Luis Rodríguez Zapatero. Tan injusta como voluntariamente manejado para crispar y confundir a la sociedad durante los últimos cuatro años ha llegado la hora de dejar descansar por fin en paz a las víctimas de aquella jornada negra. Es necesario exigir a las fuerzas políticas que han instrumentalizado obscenamente aquel día aciago para la paz que no vuelvan jamás la vista sobre esas víctimas si no es para honrarlas como siempre se han merecido. El veredicto electoral del domingo se lo ha dejado muy claro a esos partidos, entidades y medios de comunicación que parecían querer medrar políticamente a la sombre del atentado. Es de esperar que tras el resultado electoral del 9M nadie se vuelva a apropiar nunca mas del enorme dolor colectivo que provocó aquel atentado y que el ejercicio de la política discurra por fin por derroteros de normalidad. Todas aquellas víctimas y sus familias están hoy en el recuerdo de los españoles sin excepción y al margen de cualquier opción política. Es el mejor homenaje que se les puede dedicar.

  • 1