Local

El año cero de Andalucía en Europa

El presidente Griñán inicia hoy un viaje oficial a Bruselas cuando arranca una negociación clave sobre el reparto de los fondos europeos y la nueva Política Agraria Común (PAC)

el 25 ene 2011 / 21:18 h.

TAGS:

2011 será "el año cero de Andalucía en Europa". La categórica afirmación la hizo el Gobierno andaluz días antes de que el presidente José Antonio Griñán emprenda su primer viaje oficial a Bruselas justo cuando arranca la negociación del futuro marco presupuestario de la UE. Buena parte del futuro de Andalucía se puede decidir a medias entre la Comisión y el Parlamento europeo, que determinarán cuánto dinero recibirá la comunidad a partir de 2014 mediante fondos estructurales y los destinados a la Política Agraria Común. En un momento de crisis económica, Andalucía se sitúa en una posición muy delicada.

 

Griñán tiene previsto reunirse hoy miércoles con el vicepresidente de la Comisión, Joaquín Almunia; con el Comisario Europeo de Política Regional, Johannes Hahn y terminar su agenda oficial con el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso.

El dirigente andaluz acude a Bruselas avalado por un pacto político previo cerrado con todos los partidos del arco parlamentario y con un objetivo: conseguir que el cheque que Andalucía recibe de Europa no mengüe de forma significativa en el próximo marco comunitario que ahora empezará a discutirse. Los expertos coinciden en que eso sería casi un milagro. Los líderes de la oposición, Javier Arenas y Diego Valderas, dieron su apoyo al presidente andaluz la pasada semana, aunque ayer el PP dijo que ha sido "imposible contactar" con la Junta para consensuar un documento común que acompañe a Griñán en su viaje.También los sindicatos respaldaron un frente común.

La salida de la crisis se puede complicar de forma grave para Andalucía si se produce, como está previsto, una reducción significativa de los fondos europeos dentro de dos años. La comunidad dejará de ser considerada como región Objetivo 1, lo que supondrá un recorte significativo de los fondos estructurales que han tenido una importancia determinante en el desarrollo andaluz. Además está en juego el modelo de la Política Agraria Común (PAC), que podría primar a los países del Este y arruinar a los agricultores andaluces. Según la patronal agraria Asaja, Andalucía podría perder de la PAC más de mil millones al año con el nuevo reparto de ayudas que maneja la UE, es decir más de la mitad (60%) de los fondos que reciben los agricultores y ganaderos de la región.

Frente a otras fórmulas, la Junta defenderá que los tres cultivos fundamentales de Andalucía -olivar, dehesa y regadío- comparten los objetivos de la nueva política agraria al incidir en la seguridad alimentaria, la lucha contra el cambio climático y el desarrollo rural. Por eso, habla de "un hecho diferencial andaluz" y exige una especie de estatus particular. Respecto al fin de las ayudas estructurales, Andalucía defenderá que se fije un porcentaje de subvenciones destinadas a las comunidades que deben abandonar el grupo de las regiones de convergencia.

  • 1