Deportes

"El año que no se venda tendremos un problema"

Monchi cesa en su cargo de consejero y defiende el modelo de club. Recuerda que éste ha dado resultados y entiende que es el que quieren los sevillistas.

el 17 sep 2014 / 09:48 h.

monchi- manuel gomez_opt Monchi posa junto al trofeo de campeón de la Europa League. Foto: Manuel Gómez. La etapa de Monchi como consejero del Sevilla ha llegado a su fin, aunque seguirá ocupando el cargo de director deportivo. “No es algo nuevo porque hace tiempo que lo dije e incluso lo anuncié en una junta general de accionistas. Es verdad que cuando Pepe Castro accedió a la presidencia me pidió que siguiera, pero la decisión estaba tomada y en el primer  consejo después del verano hago efectivo lo que dije en su momento. Cuando llegué al consejo lo viví con mucha alegría y satisfacción. Ahora es el momento de dar paso a gente que llegará con esa misma ilusión”, explicó en Sevilla FC TV. El de San Fernando, tras afirmar que “la fecha de caducidad de Monchi cada vez está más cerca, ya que son quince años en el mismo puesto, la gente se cansa y también es bueno que llegue aire fresco a la entidad”, hizo un amplio repaso a la actualidad sevillista. En relación a su labor y a si ha existido interés de otros clubes en ficharle, Monchi rehusó concederse protagonismo y echó balones fuera: “Es normal recibir llamadas preguntando por tu situación, aunque eso sucede con todos. El crecimiento del Sevilla nos hace estar en el candelero a todos”. Uno de los asuntos más interesantes que abordó fue el relativo a la planificación. “Estoy satisfecho a medias. Siempre nos quedamos con las entradas, con los fichajes. En ese aspecto estoy contento. Es una plantilla con muchas posibilidades. Estoy mucho menos satisfecho con los jugadores con los que no contábamos. No he sido capaz de cumplir aquello a lo que en su día me comprometí. El mercado está muy complicado y en algunos casos hemos tenido que ceder en nuestros intereses. Además, hay un trasfondo personal. No es bonito ver a jugadores entrenarse solos, gente que en su día puso de su parte por venir”. Vender y comprar Abundando en el asunto de la planificación, Monchi explica que los ingresos por jugadores han sido de unos 48 millones y los gastos en incorporaciones, de unos 25. “El Sevilla tiene un ingreso ordinario de unos 60-65 millones. El ratio UEFA recomienda que se disponga de un 70% de esos ingresos para conformación de la plantilla. Sería en torno a 40-45 millones. Reinvertimos esa plusvalía, aunque algunas no se hacen queriendo, como la de Fazio. Pero no me gasto sólo 20 millones; hay que incluir los salarios. El año que no se venda tendremos un problema si queremos seguir este modelo. Pero no es algo de hoy, sino de hace diez años, cuando empezamos esta época exitosa. Me cansaría si las cosas salieran mal, pero como sevillista que soy me gusta que mi club sea ambicioso”. Modelo arriesgado Monchi se extendió en esta interesante reflexión. “Hemos apostado por un modelo arriesgado, aunque de once años sólo hemos pinchado económicamente uno; en los otros dimos beneficios con rendimiento deportivo. Tener a Bacca, Gameiro y Aspas no es fácil. Pagamos salarios que nos sitúan en torno al quinto o el sexto puesto de España. Hay otro modelo como el de Lim, pero creo que el sevillismo no quiere eso. El sevillismo quiere un modelo como éste, gestionado por gente del club, con lo que genera el propio club. Nos gusta ser exigentes hasta en la victoria y tenemos que asumirlo en el club. No creo que el sevillista quiera el modelo de un jeque o un ruso que venga. Nuestro modelo se mantiene en generar plusvalía. Se podían haber vendido siete u ocho jugadores, pero es que ni se permitieron las ofertas. Necesitamos vender, aunque no todo, en función a nuestro presupuesto. Cuando se llega a los beneficios no se vende”, sostiene. Nombres propios El director deportivo también habló del hecho de que, pese a ganar un título, hayan llegado muchos jugadores. “Estábamos confiados en que Rakitic renovaría, no pensábamos que Fazio saldría... Sí manejábamos la posibilidad de Alberto. Sabíamos quiénes no iban a seguir. Lo ideal es mantener una plantilla lo más estable posible, pero somos un club que vivimos con constantes salidas y entradas. De todos modos, voy a ser un poco defensor de Monchi: hay muchos cambios pero se consiguen los objetivos”. Hubo muchos nombres propios sobre la mesa. Uno de ellos, Unai Emery. “Si hubiese decidido irse al Milan, estoy convencido de que no lo habría hecho por dinero, sino por otras motivaciones. Él no iba a pasar del Sevilla al Milan por dinero”, dice sobre el técnico, al que elogia: “Se ilusiona mucho con lo que hace y no deja nada al azar. Me encanta ver los parámetros de discurso que utiliza con los jugadores y bajo al vestuario para escucharle”. Rakitic fue otro de los nombres a los que se refirió el director deportivo. “Si no llega a aparecer un Barcelona, un Real Madrid o un Manchester, se hubiera quedado aquí pese a que la oferta fuese inferior a la de esos clubes. Yo le defendí porque él defendió al Sevilla hasta el último segundo”, explica. Sobre Fazio, dice: “El club intentó renovarle y se paralizaron las negociaciones porque no había acercamiento. Hay un fondo y una forma, y quizá pudo haber otros caminos. Le deseamos suerte”. Monchi también tiene palabras sobre Bacca, aunque no desvela cómo está el asunto de su mejora de contrato. “Somos un club que valora los rendimientos. Estamos estudiando algunos casos”, se limita a decir. Lo mismo que sobre Beto, quien termina contrato el 30 de junio. “El club está muy satisfecho con su rendimiento y es otro tema que tenemos que enfocar”. Y sobre Sergio Rico. “Las cosas hay que hacerlas con tranquilidad y sin dejarnos llevar por los focos. Su agente sabe que hay confianza en el jugador”. Por último, Monchi habla de la incoporación de Mbia. “El día que celebramos el título le dije que quería que siguiera y él me respondió que tenía un Mundial por delante y más perspectivas. Le dije que le esperaríamos hasta el 31 de agosto. ¿Su rodilla? Puede dar problemas a largo plazo, pero no a día a día”, explica el de San Fernando. Los resultados tendrán la última palabra.

  • 1