Deportes

El anterior consejo demanda a Bosch pero para el Registro Mercantil no existe

La denuncia, presentada el pasado viernes, pide una indemnización de 140.000 euros a Bosch, aunque se comprometen a donarlo a las Hermanas de la Cruz.

el 26 ene 2011 / 16:30 h.

Luis Oliver y Jaime Rodríguez Sacristán, el día de su despedida.

El consejo de administración que ya no está en el Betis, el que comandaban Luis Oliver y Jaime Rodríguez Sacristán, fue el protagonista del día en la actualidad verdiblanca por dos motivos. El primero, su demanda contra el actual vicepresidente, José Antonio Bosch, por acusarlos de "saqueo" de las cuentas del club durante sus cinco meses de mandato. Y el segundo, la publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) del cambio de consejo producido en la junta extraordinaria de accionistas del 13 de diciembre. La noticia en este caso es que según el Registro Mercantil, el que dejó de ser presidente aquel día no fue Rodríguez Sacristán sino... José León. Y en cuanto a Oliver, ni siquiera aparece en el listado.

Por orden cronológico, lo primero que trascendió fue la demanda interpuesta por los ocho componentes del antiguo consejo contra el vicepresidente del actual por injurias, calumnias y vulneración del derecho al honor. La denuncia fue presentada en los juzgados de primera instancia el viernes 21, el mismo día que la Audiencia Provincial ratificó las medidas cautelares impuestas por la jueza Mercedes Alaya en julio del año pasado. Los demandantes, a título individual, son Oliver, Rodríguez Sacristán, Manuel Castaño, Ángel Vergara, Eduardo Peña, Luis Rementería, Joaquín Zulategui y Juan Carlos Roldán, y entre todos solicitan una indemnización de 140.000 euros.

Aunque los denunciantes son ocho, la demanda es una sola porque el objeto es el mismo. La clave es la palabra "saqueo", empleada un par de veces por Bosch. "No era necesaria", apunta uno de los demandantes. "Si entiende que hemos cometido un delito, el sitio es el juzgado de guardia, no una rueda de prensa", añade. Al demandado, por cierto, aún no le ha sido notificada la denuncia por el juzgado en cuestión.

Los ocho miembros del anterior consejo piden a Bosch una indemnización de 140.000 euros, pero en la denuncia interpuesta en los juzgados ya anuncian explícitamente que, en caso de ganar, donarán ese dinero a las Hermanas de la Cruz por ser una de las congregaciones religiosas más antiguas e importantes de Sevilla.

¿CONSEJO FANTASMA? También ayer, como todos los días laborables, se publicó el Borme. En este del 26 de enero aparece la junta de accionistas del 13-D. No hay nada extraño en cuanto a los nombramientos (Gordillo, Bosch, Guillén...), pero sí en cuanto a los ceses. Según el Registro Mercantil, el presidente cesante fue José León y no Sacristán, que es citado como consejero y secretario, cargos ambos que ocupó antes de suceder a León. No hay rastro de Oliver ni del resto de consejeros que fueron introducidos a golpe de cooptación (Vergara, Peña, Rementería, Zulategui y Roldán), pero en cambio sí aparecen ex consejeros más antiguos, como Ángel Martín, José María Blanco, Luis Navarro... e incluso Manuel Ruiz de Lopera.

La explicación de Sacristán es que el acta de su designación como presidente, levantada por el notario Miguel Ángel del Pozo, fue enviada inmediatamente al Registro, pero la junta en que dejó de ser presidente se celebró a los dos meses y al registrador no debió de darle tiempo de validar la escritura y publicar el cambio en el Borme. En todo caso, las decisiones del consejo "son válidas", según el ex presidente.

Según fuentes próximas al Registro Mercantil, el Betis mandó las escrituras de esa reunión del consejo y de las posteriores en que hubo cambios de consejeros pero con defectos que el registrador mandó subsanar al club, cosa que éste no hizo. Esa irregularidad podría llevar a terceros a impugnar las decisiones del consejo, pero nadie lo ha hecho y por tanto son legítimas y válidas. En otras palabras, Sacristán fue presidente del Betis y Oliver consejero deportivo, aunque a efectos del Registro no aparezcan como tales. El registrador omitió esas escrituras y ya no aparecerán reflejadas en el Borme.

  • 1