Local

El antiguo guardaespaldas de Bin Laden lamenta no haberlo matado

Nasser Al-Bahri reconoce que entonces lo consideraba su jefe espiritual y estaba dispuesto a morir por la organización terrorista.

el 14 abr 2010 / 10:41 h.

TAGS:

Nasser Al-Bahri, antiguo guardaespaldas de Osama Bin Laden, lamentó no haber matado al líder de Al Qaeda cuando era su colaborador más próximo, aunque entonces lo consideraba su jefe espiritual y estaba dispuesto a morir por la organización terrorista.

"Hoy, evidentemente, lamento no haberlo matado", declaró Al-Bahri en una entrevista publicada hoy por "Le Parisien" con motivo de la publicación de un libro sobre su historia, escrito con el periodista francés Georges Malbrunot.

El antiguo guardaespaldas de Bin Laden, que tiene que vivir fuertemente protegido en Yemen por las amenazas de la organización que abandonó, explicó que antes de hacerlo una de las misiones que le había encargado el líder de Al Quaeda era matarlo en caso de que fuera a ser capturado.

"Bin Laden quería morir como un mártir y, sobre todo, no caer en manos del enemigo y del infiel" y por eso Al-Bahri llevaba una pistola con el fin de utilizarla contra él si se veían rodeados por los estadounidenses.

A ese respecto, contó que una sola vez estuvo a punto de disparar contra Bin Laden en 1999 durante un desplazamiento en Afganistán, entre las ciudades de Kandahar y Kabul, y puntualizó que entonces si lo hubiera tenido que hacer habría "dudado mucho en eliminarlo, porque antes que nada" era su "jefe espiritual".

El antiguo guardaespaldas dijo no tener dudas de que Bin Laden "sigue vivo y está en Afganistán, donde su organización sigue sólida", y la prueba son los últimos mensajes divulgados por Al Qaeda, que le parecen auténticos.

Preguntado sobre las razones que le llevaron a enrolarse en la organización terrorista, lo asoció con las imágenes de "masacres en Bosnia, en Afganistán y en Palestina" que veía por televisión, y que le llevaron a abandonar a su familia en Arabia Saudí para "hacer la guerra santa en Bosnia".

"Lo que me atrajo es que Al Qaeda aceptaba a los voluntarios de todas las nacionalidades. No había ninguna discriminación en el reclutamiento. Con lo que para mí era una oportunidad de ir al frente", señaló.

En cuanto a los motivos del libro, titulado "Dans l'ombre de Ben Laden" (en la sombra de Bin Laden), indicó que su objetivo es dar cuenta de "toda" su "historia de terrorista", y añadió: "Pero sobre todo, -con mi experiencia personal- desaconsejar a los jóvenes que vayan a la 'guerra santa'".

"Vale más ahora dar la prioridad a la educación y luchar contra la pobreza y el analfabetismo", añadió Al-Bahri, que dijo que es a lo que él se dedica en Yemen, donde a los jóvenes les desaconseja "caer en el extremismo".

  • 1