Local

El antiturismo de Arenas

Ha pasado más de una semana pero, al parecer, nadie de las fuerzas económicas y sociales oyó o leyó las líneas estratégicas de Javier Arenas para el turismo. Dijo en Los desayunos de El Correo y dos días después en una entrevista que elevaría en Andalucía el número de visitantes a 30 millones (ahora tenemos 26)...

el 14 sep 2009 / 23:53 h.

Ha pasado más de una semana pero, al parecer, nadie de las fuerzas económicas y sociales oyó o leyó las líneas estratégicas de Javier Arenas para el turismo. Dijo en Los desayunos de El Correo y dos días después en una entrevista que elevaría en Andalucía el número de visitantes a 30 millones (ahora tenemos 26), incentivando el modelo Sol y Playa (un brindis al sol, con redundancia) y el Turismo Residencial, eufemismo que indica el número de extranjeros que se compran aquí una casa: ciudadanos con todo el derecho del mundo a un retiro cálido pero que, aparte de a seguir llenando de cemento la costa, contribuirían a que el gasto por turista siguiera descendiendo.

Dado que las estadísticas no siguen a cada persona sino que dividen el dinero gastado por el número de viajeros, ¿no será por eso por lo que llegan más pero gastan menos? El turista residencial no es un turista, es alguien que, como nosotros, divide su paga en 30 o 31 montoncitos según el mes. En realidad sólo gasta en la casa que compra, contribuyendo -si la demanda es masiva- al modelo contrario al del Pacto que puede dar riqueza sin agotar los recursos (las playas, entre ellos), firmado por Junta, empresarios y sindicatos. Por eso me extraña que nadie haya dicho nada, porque el turismo no es de derechas o de izquierdas sino economía. Con las cosas de comer no se juega. Y menos en época de crisis.

  • 1