domingo, 17 febrero 2019
20:39
, última actualización
Deportes

El Apocalipsis y el Betis se dan una tregua

Una jornada milagrera vuelve a situar al Betis tocando zona de ascenso con la yema de los dedos: con 15 puntos por disputarse. El triunfo de Tarragona y los tropiezos de Levante y Cartagena brillan como un rayo de luz verde entre tinieblas o un oasis de agua cristalina en el desierto. Que no sea un espejismo.

el 15 may 2010 / 20:34 h.

El penalti transformado por Emana y sus circunstancias (fallo del Levante, fracaso del Cartagena) hacen que el Betis y el Apocalipsis suspendan relaciones: al menos, por ahora y hasta que se cierre la disputa de esos 15 puntos restantes. 15 puntos restantes que, para este equipo del Betis son como 15 balsas para escapar del Río Congo o 15 puentes para evitar la perdición en el Templo Maldito de otro año en la Liga Adelante, en Segunda, como llamarse quiera.

Con la que está cayendo, el ascenso de este equipo del Betis sería uno de los prodigios más prodigiosos en la alucinante historia de esta sociedad anónima deportiva. Insisto: a día de hoy, sociedad anónima deportiva. Con una plantilla nerviosa, presionada y descapitalizada, cercada por los cuatro costados y con bajas importantísimas; con varias penosas rachas de resultados; con el máximo accionista y sus consejeros también cercados y acorralados por miserias propias y ajenas; con bajas de miles de espectadores cada domingo en la asistencia al entrañable territorio de Heliópolis; con un frente opositor entregado a judicializar ‘sí o sí’ la vida social de la entidad, para forzar el cambio que nadie intenta en una negociación por las claras. Todo junto, indudablemente, dibujaría un panorama apocalíptico en cualquier entidad: lo preciso para un maremoto. Pues, todo con todo… el Betis aún puede ascender, el Betis ya viaja a sólo tres puntos del Cartagena (al que aventajaría en caso de empate) y a cuatro del Levante, al que recibirá en una jornada final seguramente agónica.

No tolero que nadie señale al árbitro de Tarragona como cómplice del Betis, porque el penalti más claro de este partido no se pitó… y fue en el área del Nàstic. Y no debería tolerarse a ningún miembro de la entidad, de los que pueden decidir el ascenso entre campos y despachos, que se distrajera un solo segundo del objetivo único y apocalíptico: el ascenso. Y hasta ahora mismo no he escrito la palabra ‘Lopera’...

  • 1