viernes, 16 noviembre 2018
01:51
, última actualización
Local

El arquitecto de Santa Catalina pide actuar antes de que sea una "gran emergencia"

"Si no se actúa de modo inmediato en el templo, la actual urgencia se convertirá en una gran emergencia", asegura.

el 02 jun 2012 / 10:00 h.

TAGS:

El doctor arquitecto responsable del proyecto de rehabilitación de  la iglesia gótico-mudéjar Santa Catalina, Francisco Granero, ha  asegurado que, si no se actúa de modo inmediato en el templo, "la  actual urgencia se convertirá en una gran emergencia", por lo que  insta a que se ponga "buena voluntad" y se solucione la situación de  unas instalaciones que cumplen ocho años cerradas el día 3 de junio.

En este sentido, Granero indica a Europa Press que la "urgencia  actual" puede convertirse en una "gran emergencia", llevando a actuar  "a destiempo". Así, señala que, aunque parece que el asunto se ha  movido en las últimas semanas, lo cierto es que "se está igual que  antes", ya que "lo que hace falta es que se pongan sobre la mesa  soluciones concretas más allá de intenciones". "Todos las partes  implicadas dicen que están haciendo, pero hasta la fecha no se ha  movido el tema", asegura, tras apuntar a que "lo que hace falta es  buena voluntad y que se pase, a continuación a analizar el asunto del  dinero".

Granero llamó la atención anteriormente sobre el "delicado estado"  de este Monumento Nacional, teniendo en cuenta que este año se cumple  también el centenario de su declaración, y la necesidad de llevar a  cabo una actuación de urgencia, valorada en un millón de euros, sobre  la cimentación general y, en particular, de los pilares centrales que  se han movido algunos centímetros, por asientos diferenciales  respecto el resto de la estructura, además de en la "desviación  respecto la vertical" de entre 40 y 60 centímetros en la parte  superior dichos pilares, seguramente ocurrido ya a principios del  siglo XX.

En este sentido, se urge a actuar en los asientos diferenciales de  los pilares centrales, que se han movido "algunos" centímetros, así  como en el resto de las cimentaciones como una primera actuación de  emergencia y apunta a la necesidad de resolver también asuntos  estructurales como la citada inclinación de entre 40 y 60 centímetros  en la parte superior del sistema de apuntalamiento, recordando que  los pilares se encuentran inclinados desde principios del siglo XX.

En 2011 se sustituyó el apuntalamiento por un sistema de cimbras  que permite ver la restauración del artesonado, algo que "deja ver  que los cuatro pilares fundamentales del templo se han hundido unos  centímetros ante las condiciones inadecuadas del terreno". "Existen  diferencias en la cimentación que son urgentes que se corrijan",  subraya.

Indica que el proyecto entregado en diciembre de 2010 en el  Arzobispado de Sevilla contempla la restauración general de todo el  templo, incluyendo la cimentación, estructura, revestimientos,  carpintería y acondicionamientos, entre otros, por un importe  aproximado de tres millones de euros. En este marco, existiría una  "fase de urgencia", que comprendería las actuaciones en la  cimentación y consolidación y que rondaría el millón de euros.

"La iglesia se encuentra en una situación muy delicada que hay que  contener, después de ocho años desde que se cerró su uso", agrega  Granero, aunque en estos años se han ido "siempre dando pasos hacia  delante y definitivos" hacia su consolidación y restauración. Así,  apunta que sería "deseable" que las obras se iniciaran antes del mes  de septiembre, teniendo en cuenta que es la fecha en que se debería  celebrar el centenario de la declaración de Santa Catalina como  Monumento Nacional.

Las instalaciones aúnan restos mudéjar con un estructuras del  siglo XIV y capillas del XV, XVI y XVII, además de la Sacramental que  cuenta con "lo mejor" del barroco de Sevilla del XVIII y con  intervenciones de principios del XX con el traslado de la portada de  Santa Lucía.

  • 1