Deportes

El arranque del Betis mejora el de los dos últimos ascensos

El Betis anda algo dubitativo tras tres empates seguidos, pero su principio de curso no es tan malo, matemáticamente hablando. En los dos últimos ascensos, por ejemplo, empezó peor.

el 14 oct 2009 / 20:50 h.

Pavone pugna con Alcalá, del Real Unión.
El beticismo, empezando por los futbolistas y terminando en los aficionados, tiene mal cuerpo desde el empate ante el Real Unión. Lo tiene por la imagen del equipo en ese partido contra un recién ascendido y porque la serie es ya de tres tablas consecutivas y, por tanto, tres jornadas sin ganar. Sería absurdo negar que la inquietud está justificada, que el conjunto verdiblanco dista bastante de alcanzar el equilibrio que ansía su entrenador y que la temporada no transcurre ni mucho menos por la senda ideal, pero también es impepinable que sólo se trata de la séptima jornada, que su arranque ofensivo es histórico y, sobre todo, que el Betis está a dos puntos de la zona de ascenso. El principio de curso, de hecho, está siendo mejor que en sus dos últimos ascensos.

En estos momentos, el Betis suma 12 puntos y es quinto. En su último antecedente en Segunda, en la campaña 2000-01, el equipo que entonces dirigía Fernando Vázquez había conseguido tres puntos menos y era decimotercero, así que estaba más cerca de la zona de descenso que la de ascenso. Empezó la Liga empatando en el campo del Compostela (0-0), luego perdió en casa con el Elche (1-2), después batió al Ferrol (2-1) y a continuación empalmó otras tres jornadas sin ganar: 0-0 en Badajoz, 1-1 contra el Atlético de Madrid y 1-0 en Córdoba; en la séptima jornada, por último, derrotó al Universidad de Las Palmas (2-0). Una vez concluido ese ciclo, el Betis tenía al tercer clasificado a cinco puntos. En aquella temporada, el conjunto heliopolitano no ingresó en la zona de ascenso hasta la 17ª jornada, justo antes de que acabase la primera vuelta.

En la campaña 93-94, también rematada con el retorno a Primera, el Betis de Sergio Kresic empezó la Liga con el mismo balance que ahora, sólo que entonces era séptimo. El puesto era peor pero en la clasificación estaba igualado con otros cuatro rivales, entre ellos el tercero. En aquella ocasión, el conjunto de La Palmera ganó al Mérida (2-0), perdió con el Hércules (2-0), venció al Villarreal (1-0), empató en Santiago (0-0), derrotó al Mallorca (3-1) y empató en Marbella (2-2) y contra el Toledo (1-1).

En los otros dos ascensos de los últimos treinta años, las cosas sí le iban bastante mejor al Betis. En la 89-90, con Juan Corbacho, el equipo era segundo tras lograr cinco victorias (1-0 al Dépor, 0-1 en Murcia, 1-3 en Jerez, 1-0 al Palamós y 0-2 en Sestao) y un empate (0-0 ante el Levante) y perder sólo en la jornada inaugural en Las Palmas (1-0); en aquel curso, el mal juego y una mala racha en casa precipitaron más tarde la destitución del entrenador. En la 78-79, con García Traid, el arranque también fue impecable: cuatro triunfos (4-0 al Baracaldo, 0-1 en Sabadell, 1-0 al Alavés y 4-1 al Algeciras), tres empates (0-0 en La Coruña, ante el Elche y en Murcia), ninguna derrota, 10/1 en el goal average y el liderato en la tabla.

Lo que parece evidente es que ni un buen inicio garantiza el ascenso ni un mal arranque niega el derecho a subir. Otra cosa es que el juego no invite al optimismo...

  • 1