lunes, 17 diciembre 2018
04:26
, última actualización
Economía

El arroz marca nuevo récord

Los productores sevillanos estiman que se podrán superar los 10.000 kilos por hectárea cultivada.

el 06 nov 2011 / 21:52 h.

Se han superado todos los récord. La campaña de arroz, que se cultiva en su práctica totalidad en las marismas de la provincia sevillana (en torno a 36.000 hectáreas) y una mínima parte en la gaditana (otras 3.000 hectáreas), ha sobrepasado con creces todas las expectativas y, aunque aún no están cerrados los números, los arroceros hablan sin lugar a dudas de cifras "históricas" una vez concluida la recolección.

Las primeras estimaciones apuntan a que superarán los 10.000 kilos de arroz por hectárea los agricultores socios de la cooperativa Arrozúa (la margen derecha), reseñó ayer Julián Borja, presidente de la Federación de Arroceros de Sevilla , quien recordó que en la anterior campaña no se alcanzaron los 9.000 kilos por hectárea.

"La campaña ha sido magnífica, lo que nos ha sorprendido porque no esperábamos una media de producción por hectárea tan alta", admite Borja, que atribuyó este buen comportamiento de la cosecha a la buena calidad del agua y a un verano cálido como pide el arroz, al tiempo que precisó que se ha mejorado la producción en todas las variedades que se cultivan de arroz.

Coincide así con la previsión de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta que, en su último boletín agrario, estimaba una producción de 361.466 toneladas para la presente campaña, lo que representa un incremento del 2,75% respecto a la producción cosechada en 2010 (que ascendió a 351.818 toneladas), unas cifras que contrastan con la media productiva del periodo comprendido entre 2006 y 2009, que se situó en las 225.816 toneladas. Y además que se obtendrán sin aumentar la superficie de cultivo, que prácticamente se mantiene invariable respecto a la campaña precedente.

La parte menos positiva de la película, apunta el presidente de los arroceros sevillanos, llega cuando se pregunta por los precios. "Hablamos de unos 270 euros por tonelada, esto es, entre 26 y 27 céntimos de euro por kilo de arroz", unos precios que, lamenta Julián Borja, no sufren variación de una campaña a otra.

"El problema es que vendemos nuestro producto al mismo precio que hace veinte años", se quejó, para luego abundar en que desde el sector sí que se están haciendo otros esfuerzos para mejorar su competitividad como la integración de tres de las cuatro cooperativas de la margen derecha del río, que aúnan a 700 agricultores socios y suman unas 13.000 hectáreas.

Una cooperativa que, recordó, ha montado su propio molino arrocero con la idea de comercializar los productos propios, a pesar de la dificultad que supone entrar en el mercado por las trabas que pone el sector de la distribución. Este año, el segundo desde que emprendieron esta iniciativa, confían en comercializar entre un 50 y un 60% de las 130.000 toneladas previstas de producción, la mayor parte de ella a través de la marca blanca por las dificultades de hacerlo con marca propia. Aun así, continuarán con sus enseñas Doña Ana y Rodeo, precisó.

Por otro lado, el presidente de los arroceros enfatizó que este sector ha sido "el más perjudicado" en la batalla de la transferencia de competencias del Guadalquivir porque "se han perdido dos años en el proceso de modernización" del regadío, a lo que sumar los efectos de la crisis.

"La agricultura es el único sector que, teniendo agua, no tiene crisis en España y exporta gran parte de su producción". Es el alegato de Julián Borja para instar a las administraciones a "saber defender" los intereses del agricultura ante la reforma de la PAC.

  • 1