Cultura

El arte de mirar atrás sin tristeza

Álvaro Urquijo, único superviviente del grupo Los Secretos, no es capaz de distinguir dónde acaba para él la música y empieza su vida. Lleva tres décadas subido a los escenarios, y ahora los celebra con una lujosa caja que recuerda a uno de los hitos del pop español.

el 14 sep 2009 / 20:40 h.

Álvaro Urquijo, único superviviente del grupo Los Secretos, no es capaz de distinguir dónde acaba para él la música y empieza su vida. Lleva tres décadas subido a los escenarios, y ahora los celebra con una lujosa caja que recuerda a uno de los hitos del pop español.

"Empecé con mis hermanos a los 15 años, llevo toda la vida en esto", comenta Urquijo (Madrid, 1962) junto a la caja 30 años con Los Secretos, que incluye 38 temas en CD y 16 videoclips, así como una hora de actuaciones en programas históricos de TVE desde 1980 hasta nuestros días. "Hay un recorrido de canciones significativas desde el año 78, pero también un archivo audiovisual que los fans venían pidiendo, y que ni yo mismo había visto. Creo que el conjunto es al mismo tiempo emotivo, nostálgico y gracioso", comenta el músico madrileño.

La salida a la luz de esta recopilación coincide con un momento en el que infinidad de grupos de los años 80 se reúnen o reeditan sus viejos álbumes. Una fiebre que Urquijo se explica así: "Creo que la gente añora las canciones que suenen bien y sean bonitas, y en los 80 se hicieron muchas. Por otro lado, cuando yo empezaba también sucedían estas cosas, siempre ha habido y siempre habrá revivals de lo que ha sonado veinte años atrás", afirma, y matiza a renglón seguido: "Otra cosa es el momento actual de la música. No pienso, como dicen por ahí, que ahora no haya talento. Lo que sucede es que el talento se ha ido para otro lado, y ese espacio lo cubren ahora grupos como nosotros".

Entre las docenas de canciones de Los Secretos, al cantante y guitarrista le cuesta elegir: "No tengo favoritas, o en todo caso van cambiando de un año para otro. Déjame fue un éxito popular que nos catapultó a una posición privilegiada, desde la que pudimos hacer la música que quisimos. Luego hay temas como Pero a tu lado, Y no amanece -que estuve a punto de cantar yo, y del que estoy muy orgulloso-, Qué solo estás, Amiga mala suerte o Cada vez que tú me miras, que dediqué a mi hija", enumera.

Cuando se le pregunta por el sambenito de grupo tristón, responde: "Toda la música, el soul, el blues, el tango, el flamenco, tiene su origen en la soledad, el desamor, los cambios de estados de ánimo. No hemos inventado nada, y desde los Rolling a los Eagles, todos han hablado de ello. Creo que la etapa de los grupos graciosos, del Tractor amarillo y Aquí no hay playa, ha pasado ya, pero otros temas no".

Lo seguro es que Álvaro Urquijo habla con una energía y un optimismo que nada tiene que ver con la melancolía que se le atribuye: "Por supuesto que conservo las ganas. Hay que asumir las desgracias, pero este es un trabajo privilegiado, el público de Los Secretos se ha ido rejuveneciendo y me siento con mucha fuerza. Dentro de unos años, ya veremos".

  • 1