domingo, 18 noviembre 2018
06:42
, última actualización
Local

El Arzobispado investiga a un falso cura que ejerció en Sevilla cinco años

El padre Ángel, de Ecuador y con 40 años de edad fue autorizado, tras presentar documentos falsificados a celebrar eucaristía y dar misa

el 09 may 2012 / 10:32 h.

TAGS:

La Archidiócesis de Sevilla, a través de un expediente incoado a  tal efecto, investiga actualmente un caso de "suplantación de la  condición sacerdotal" acontecido en la ciudad hispalense durante  aproximadamente cinco años y protagonizado supuestamente por un  ciudadano ecuatoriano.  

A través de un comunicado, la Archidiócesis de Sevilla ha  informado de que hace aproximadamente cinco años, ante la Curia  Diocesana se personó un ciudadano de Ecuador "acreditando su  condición sacerdotal con una documentación" sellada por una diócesis  del citado país iberoamericano. El individuo, que residía por cuenta  propia en el barrio de Pío XII, habría manifestado que se encontraba  en Sevilla "realizando su tesis doctoral" y solicitó entonces una  parroquía en la que "celebrar la eucaristía" y dar misa, siendo  entonces dirigido a la parroquia de Santa María de las Flores y San  Eugenio.

SIN CARGO O NOMBRAMIENTO

No obstante, la Archidiócesis aclara que "en ningún momento se le  asignó oficio eclesiástico alguno", esto es, que no recibió  nombramiento o cargo alguno, sencillamente se le permitió celebrar  misas en esta parroquia y alguna otra del entorno del barrio de Pío  XII. La Archidiócesis señala que, con las "primeras sospechas sobre  la condición sacerdotal de la persona en cuestión", la institución  entró en contacto con la diócesis ecuatoriana de origen, que confirmó  que este hombre "nunca fue ordenado". La documentación aportada por  este hombre, según han informado a Europa Press fuentes de la  Archidiócesis, era "absolutamente falsa", hasta el extremo de que la  mencionada diócesis ecuatoriana no habría reconocido ningún vínculo  con esta persona.

El arzobispo, Juan José Asenjo, celebró entonces una entrevista  con este hombre y "en el curso de este encuentro, reconoció el engaño  y pidió perdón por sus actos" para después abandonar el ámbito  eclesiástico. Las citadas fuentes de la Archidiócesis señalan que  este hombre no recibía por parte de la institución ninguna  remuneración por la celebración de misas, desligándole además de la  gestión de las cuentas de la parroquia de Santa María de las Flores y  San Eugenio. Hasta el momento al menos, no habría sido detectada  ninguna incidencia en las cuentas de esta parroquia.

ELEVADO A LA CONFERENCIA EPISCOPAL

La Archidiócesis ha traslado de los hechos a la Conferencia  Episcopal Española y ha puesto en marcha un proceso canónico que, a  su término, será remitido a la Santa Sede, dado que el Derecho  Canónico contempla aspectos como la suplantación de la condición  sacerdotal. Los abogados de la institución, en ese sentido, estudian  todas las incidencias relativas a este caso. "La Archidiócesis de  Sevilla lamenta el daño o sufrimiento que estos hechos hayan podido  causar a los fieles y pide al Señor que cure las heridas que los  mismos han producido", señala la institución en su comunicado.

En referencia a las dudas surgidas en la opinión pública sobre la  validez o no de los actos sacramentales oficiados por esta persona,  la Archidiócesis ha aclarado que "los sacramentos del bautismo y el  matrimonio son claramente válidos, si bien son ilícitos". En  consonancia, "las parejas que han contraído matrimonio en ceremonias  oficiadas por la persona en cuestión lo han hecho válidamente". En el  caso de los sacramentos de la eucaristía, penitencia y unción de  enfermos, "se trata de actos inválidos, pues son sacramentos que  requieren la potestad del orden".

  • 1