Local

El arzobispo censura a quienes vacían de sentido cristiano la Navidad

Asenjo lamenta que “muchos” resten contenido religioso a “estos días santos” para convertirlos en la celebración del solsticio de invierno

el 22 dic 2011 / 20:45 h.

TAGS:

1926. Manuel Vallejo está sentado en el centro.

A escasas hora de la celebración de la Nochebuena, el arzobispo, Juan José Asenjo, ha criticado la "secularización" de estos "días santos" y el "despojamiento del sentido religioso de la Navidad" en su carta pastoral semanal. En la misma, Asenjo recuerda que "también este año serán muchos" los que convertirán estas fechas en "la celebración del solsticio de invierno".

Las palabras del arzobispo de Sevilla parecen ir en sintonía con la campaña municipal En Sevilla se llama Navidad, que claramente hace alusión a aquellas palabras del que fuera primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos, cuando éste lanzó un mensaje de felicitación con un "¡feliz solsticio de invierno!", en lugar de feliz Navidad. Ahora, Asenjo parece rememorar este episodio lamentando que con ello se intente "vaciar de contenido estos días santos, convirtiéndolos en vacaciones blancas, en la celebración del solsticio de invierno, en las fiestas del consumismo y el derroche".

No obstante, Asenjo también arremete contra la "ambientación navideña de nuestras ciudades y de nuestros hogares" porque "se prescinde del misterio que en estos días celebramos. Se sustituye el Belén por el árbol de Navidad, los Reyes Magos por un Papá Noel sin referencias religiosas", signos todos ellos de la "secularización" de la Navidad.

El arzobispo asegura que el "desponjamiento del sentido religioso" también se manifiesta en el lenguaje, pues la palabra "Navidad, que significa natividad o nacimiento del señor, se sustituye por la palabra fiesta, más inocua y menos comprometedora". Así, "felices pascuas" se sustituye por "felices fiestas", un "circunloquio que evita reconocer que el corazón de la Navidad es nuestro encuentro con el Señor".

Por ello, Asenjo insta a los cristianos a recuperar el sentido religioso, viviendo la Navidad "con hondura, autenticidad y verdad". Montar el Belén, acudir a la Misa del Gallo, cantar villancicos o visitar a los enfermos o a los más necesitados, son algunos de los gestos que enumera. El arzobispo anima a huir "del derroche y el consumismo", y desea una "feliz y Santa Navidad", incluido a "los que no creen en el misterio".

  • 1