Local

El asalto al Rectorado será juzgado seis años después

La Audiencia de Sevilla ha confirmado el procesamiento de tres universitarias que formaron el "núcleo duro" del asalto al Rectorado de la Universidad, donde supuestamente destrozaron unas puertas del siglo XVIII. Ahora se fijará la fecha del juicio tras seis años de instrucción del caso.

el 15 sep 2009 / 03:23 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla ha confirmado el procesamiento de tres universitarias que formaron el "núcleo duro" del asalto al Rectorado de la Universidad, donde supuestamente destrozaron unas puertas del siglo XVIII. Ahora se fijará la fecha del juicio tras seis años de instrucción del caso.

La Sección Séptima de la Audiencia ha rechazado el recurso de las tres jóvenes y considera que existen pruebas suficientes de que una de ellas estaba en el "grupo dirigente de los alborotadores" y rompió una de las puertas históricas, y que otra "insultaba, increpaba e incitaba" a los restantes 21 asaltantes y que utilizó una pintura en aerosol para estropear la alfombra del despacho del rector.

Los hechos ocurrieron el 8 de febrero de 2002, cuando varias decenas de estudiantes asaltaron el Rectorado de la Hispalense donde estaba reunida la Junta de Gobierno, dentro de una protesta contra la Ley Orgánica de Universidades (LOU), y armados con extintores y barras de hierro causaron daños por importe de 22.830 euros en el mobiliario y de 34.184 euros en las puertas históricas, además de lesionar a tres vigilantes que le impedían el paso.

La Fiscalía de Sevilla ha acusado a 24 personas por estos hechos y ha pedido para cada una de ellas un año de cárcel y multas de 2.700 euros para cada una. Tres de las procesadas recurrieron su procesamiento por falta de pruebas y la nulidad del auto de conclusión del sumario, pero la Audiencia cree que hay pruebas suficientes de su participación en delitos de desórdenes públicos y daños.

Los jueces utilizan duros calificativos para reprochar a los jóvenes su pretensión de "convertir los lugares públicos en patrimonio de los alborotadores, con grave quebranto de los derechos ciudadanos de los demás". Por ello, consideran que existen indicios de que los asaltantes atentaron contra "el concepto de paz pública, que es lo contrario" de lo que protagonizaron con su protesta.

Además, añaden que los reportajes fotográficos y el testimonio de los guardas de seguridad demuestran la participación activa de estas tres jóvenes en los incidentes, pues dos de ellas "estaban sentadas en la mesa de juntas, y en unión con otras personas dirigían sus reivindicaciones a los allí presentes". No se puede descartar que su entrada "masiva y violenta" en el Rectorado sea constitutiva de un delito de desórdenes públicos.

La tercera recurrente, aunque no aparece como autora de los destrozos, "formaba parte del núcleo duro del grupo", por lo que no puede descartarse que participara "de acuerdo con un pacto preestablecido en la comisión de los daños, cuestión que se dilucidará en el juicio", según la Audiencia.

  • 1