Deportes

El ascenso ya empieza a ser sólo una quimera para el Betis

Empate funesto  del Betis en Huelva (1-1) que lo aleja a ocho puntos de la zona de ascenso, que estaba a cuatro cuando echaron a Tapia. 

el 13 feb 2010 / 19:21 h.

Empate funesto el que cosechó el Betis en Huelva, por muchos y variados motivos. El primero, porque lo deja nada menos que a ocho puntos del ascenso, que hace tres semanas, cuando cesaron a Tapia, estaba ‘sólo’ a cuatro. Segundo porque se cosechó ante un rival que jugó los veinte últimos minutos con un jugador menos y eso apenas se notó. Es más, Goitia evitó el desastre total con un paradón a Pablo Sánchez en el último suspiro. Tercero, porque los verdiblancos, que se habían adelantado en el marcador sin merecerlo, fueron incapaces de saber manejar su ventaja ante un equipo muy limitado como es este Recre, al que regalaron el empate en una desaplicación colosal. Cuarto, porque esta vez no hubo ni esos minutitos de juego pinturero que se habían mostrado ante el Córdoba o el Hércules, aunque luego el equipo se diluyera. Esta vez ya empezó el partido diluido. Quinto, porque la desventaja adquirida parece condenarlo de manera casi irremisible a otro año más en Segunda división....

Sigan buscando razones y no encontrarán ninguna por la que algún bético pueda darse por satisfecho con el empate cosechado ayer por su equipo en el Nuevo Colombino. Y eso que al descanso la cosa tenía buena pinta: el Betis, que no había jugado un pimiento, se había retirado ganando 0-1 gracias a un gol de Sergio García (43’), que culminó la única acción de mérito de su equipo en toda la primera parte, jugada muy protestada por los locales porque había un jugador recreativista tirado en el suelo cuando se montó el cotragolpe que dio origen al gol, aunque fueron sus propios compañeros los primeros en no tirar el balon fuera.

Esta vez la salida impetuosa y la presión arriba de los béticos apenas duró tres minutos, los iniciales. Luego empezaron a perderse en un fútbol anodino y deslabazado, sin profundidad ni capacidad de sorpresa, lo que permitió al Recre gozar de las mejores ocasiones en la primera mitad, aunque sus remates no inquieteran en exceso a Goitia, salvo un cabezazo de Barrales (30’) que blocó el meta bético.

Tras el descanso parecía que los verdiblancos no iban a pasar excesivos apuros para mantener el afortunado 0-1 que habían conseguido, hasta que una absurda y doble pérdida de balón de Capi e Iriney en el circulo central permitió a Emilio Sánchez (57’) recorrer medio campo y, ante la pasividad de Carlos García, que no hizo más que recular, batir a Goitia con un suave y colocado remate desde la frontal.

Entonces tuvo que apretar el Betis los dientes y fue incapaz de hacerlo: los cambios (Mehmet, Pavone y Damiá) no arreglaron absolutamente nada y el meta rival, Guaita, no recibió un solo remate entre los tres palos ni cuando su equipo se quedó con diez por la expulsión de Emilio Sánchez, con veinte minutos aún por delante. En ese tiempo los béticos dieron una exhibición de impotencia y de no ser por Goitia hasta habrían sufrido la humillación de perder ese mísero punto que apenas sirve de nada: le hizo un paradón a Pablo Sánchez y evitó in extremis (89’) el drama. Aunque para drama, el de la tabla: el ascenso, a 8 puntos, ya empieza a ser una quimera. Jugando así serán irremontables.

1 - Recreativo: Guaita; Raúl Cámara, Iago Bouzón, Troest, Peña; Álvaro Antón, Emilio Sánchez, Jesús Vázquez, Aitor (Oscar Díaz, m. 64); Barrales (Pablo Sánchez, m. 68) y Braulio (Javi Fuego, m. 77).

1 - Real Betis: Goitia; Nelson, Melli, Carlos García, Nacho; Arzu, Iriney (Mehmet Aurelio, m.66); Juanma (Damiá, m.66), Capi (Pavone, m.72), Jonathan Pereira; y Sergio García.

Goles: 0-1: Minuto 43, Sergio García; 1-1: Minuto 57, Emilio Sánchez.

Árbitro: Vicente Lizondo Cortés (c.valenciano). Expulsó, por doble amonestación, en el minuto 75, al local Emilio Sánchez, y amonestó al visitante Memet Aurelio.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de Segunda División disputado en el estadio Nuevo Colombino ante 11.329 espectadores, de ellos unos 1.500 seguidores verdiblancos. Se guardó un minuto de silencio en recuerdo de Luis Molowny, fallecido hoy

  • 1