Local

El asesinato de ETA reafirma la unidad de partidos y víctimas contra el terror

Luis Conde de la Cruz. Así se llamaba la tercera víctima mortal de ETA en 2008. Era brigada del Ejército y falleció ayer en Santoña (Cantabria) a causa de la explosión del tercer coche bomba de la banda en 24 horas. El Gobierno cree que los tres vehículos fueron robados y cargados en Francia. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 15:36 h.

TAGS:

Luis Conde de la Cruz. Así se llamaba la tercera víctima mortal de ETA en 2008. Era brigada del Ejército y falleció ayer en Santoña (Cantabria) a causa de la explosión del tercer coche bomba de la banda en 24 horas. El Gobierno cree que los tres vehículos fueron robados y cargados en Francia.

ETA ha tardado cuatro meses en volver a matar. A las 0.23 horas de ayer, "un varón con voz tranquila" alertaba de la colocación de un coche bomba frente al Patronato Militar Virgen del Puerto de Santoña. No hubo tiempo de evacuar a todos los ocupantes del inmueble. Hacia la 1.00 horas la explosión del artefacto se cobró la vida de Luis Conde y dejó cinco heridos, uno de ellos, una mujer de 70 años, muy grave.

Tras los atentados de la madrugada del domingo contra la sede de la Caja Vital en Vitoria y contra la comisaría de la Erzaintza en Ondarroa (Vizcaya), que no causaron víctimas mortales, la banda siguió buscando la matanza hasta que ayer lo logró.

El brigada del Ejército asesinado pasaba unos días de descanso junto a su mujer y su hijo en Santoña y tenía previsto regresar ayer a Segovia para incorporarse de nuevo al trabajo en la Academia de Artillería de esta ciudad castellana.

Tras visitar la zona afectada por este último atentado, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, informó de que las Fuerzas de Seguridad del Estado creen que los tres coches bomba han sido robados, preparados y cargados de explosivos en Francia.

En una rueda de prensa acompañado por la ministra de Defensa, Carme Chacón, el titular de Interior explicó que el coche de Santoña, concretamente fue sustraído el pasado 12 de septiembre en territorio galo.

Rubalcaba recordó que desde hace algunas semanas, en especial tras la detención del comando Vizcaya y las sentencias contra ANV, PCTV y Gestoras pro Amnistía, se había venido alertando de la posibilidad de que ETA hiciera "una demostración de fuerza".

No obstante, consideró que estos tres atentados no demuestran una mayor fuerza por parte de la banda terrorista. "A veces la mayor debilidad se expresa con estos atentados enloquecidos", insistió Rubalcaba, quien opinó que cuando ETA "tiene estos contratiempos suele hacer una barbaridad". En este sentido, la izquierda abertzale advirtió ayer de que "toda expresión violenta" sólo acabará cuando se supere el marco constitucional y se permita a los vascos decidir.

Rubalcaba confirmó que el aviso de bomba fue recibido por la DYA de San Sebastián a las 00.23 horas, anunciando la explosión para la una de la madrugada. A partir de entonces se activaron los mecanismos habituales de seguridad en estos casos y se procedió a la evacuación y desalojo del patronato, que, "desgraciadamente, no se pudo completar".

El ministro admitió que se desconoce si la autoría del atentado corresponde a un grupo organizado o comando concreto, pero mostró su "convicción absoluta" de que los responsables tendrán el mismo destino que el recientemente desarticulado comando Vizcaya y, por tanto, terminarán "a disposición de los jueces y en la cárcel".

Por el momento se desconoce la cantidad exacta y el tipo de explosivo utilizado, aunque el ministro de Interior reconoció que "no hay que saber mucho para saber que era un coche cargado con muchos explosivos". Fuentes de la investigación explicaron que el último artefacto es muy similar a los empleados en los atentados del domingo en Vitoria y Ondarroa, y que la carga explosiva podría rondar los 100 kilos. La explosión de Santoña provocó un gran socavón en la zona donde se encontraba aparcado el coche bomba, mientras que el edificio de la academia militar resultó afectado en su fachada.

El estallido de este coche bomba eleva a 33 el número de atentados cometidos por ETA en Cantabria y se produce dos meses después de los últimos atentado ocurridos en la región. Desde que en 1969 la banda terrorista atentó en Liébana, donde varios de sus miembros protagonizaron un tiroteo con agentes de la Guardia Civil, ETA ha cometido 32 atentados, el más grave y hasta ayer el único con muertos, el 19 de febrero de 1992, cuando la explosión de un coche bomba en el barrio La Albericia de Santander mató a tres personas e hirió a 21. Santoña ya fue objeto de otro atentado el 8 marzo de 2006, cuando explotó un artefacto compuesto por cinco kilos de amonal en la sede de Falange en esta localidad.

La ministra de Defensa, por su parte, aseguró que ayer fue "un día de dolor para toda la sociedad española y especialmente para las Fuerzas Armadas". "Pero no doblegarán nuestro ánimo ni el Estado de Derecho", apostilló. Chacón dijo además de la esposa del militar fallecido que es una mujer "muy valiente" y expresó su pésame a la familia. El funeral por el brigada fallecido tendrá lugar hoy en Segovia a partir de las 10.30 horas y al acto acudirá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Repulsa . Miles de vascos se concentraron ayer al mediodía durante 15 minutos, en silencio, en repulsa por el asesinato de Luis Conde. Los actos, convocados por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y los ayuntamientos terminaron con sonoros aplausos.

En Bilbao, en la escalinata principal de la Universidad de Deusto, que ayer celebraba la apertura del curso, se concentraron varias decenas de doctores y las autoridades de la ciudad. Ante el Palacio Foral de la Diputación de Vizcaya se reunieron unas 400 personas, entre las que estaba el consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, y varios diputados forales. En Vitoria hubo cuatro concentraciones.

  • 1