jueves, 21 febrero 2019
10:19
, última actualización
Local

El asesino de dos gays sale de prisión tras agotar la provisional

El autor confeso del crimen está a la espera de que se repita el juicio.

el 13 jul 2010 / 19:32 h.

TAGS:

Jacobo Piñeiro (de espaldas), acusado de los dos asesinatos, durante el primer juicio.

Jacobo Piñeiro Rial, autor confeso de la muerte de dos homosexuales en un piso de la ciudad de Vigo en el año 2006, abandonó ayer la prisión provincial de A Lama, por decisión de la sección quinta de la Audiencia Provincial. La resolución judicial, a la que tuvo acceso Efe, se produce a la espera de que se celebre un nuevo juicio contra el acusado, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Galicia declarara nulo el veredicto de absolución dictado por un jurado popular. El procesado también está implicado en delitos de incendio y hurto.


Piñeiro se encontraba en prisión desde el 13 de julio de 2006 y a medianoche de ayer alcanzaba el plazo máximo de libertad provisional que establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Según la comunicación de la Audiencia, el asesino de los jóvenes Isaac Pérez Triviño y Julio Anderson Luciano, debe comparecer ante la Justicia todos los días mientras no se celebre de nuevo el juicio contra él. Fuentes judiciales confirmaron a Efe que Piñeiro "ya salió de prisión" y que a las 9,40 horas acudió a firmar a la sede viguesa de la Audiencia Provincial, tal y como establece el auto judicial. Además, el acusado debe entregar el pasaporte para evitar que abandone el territorio nacional. Finalmente, no se atiende la propuesta solicitada por la acusación y el fiscal para que se le dotara también de vigilancia telemática.
En el mismo sentido, la Audiencia declaró que "se solicitará del Director General de la Policía Nacional y la Guardia Civil que dé las órdenes precisas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a su mando para que cuiden de que el imputado cumpla de manera estricta con la anterior prohibición" de no abandonar el territorio nacional.


El asesinato de los dos jóvenes homosexuales, por el que se acusa a Piñeiro, se produjo en un piso de la calle Oporto de Vigo, en julio de 2006. Las dos víctimas del suceso recibieron 35 y 22 puñaladas, respectivamente, que les causaron la muerte. El detenido, que confesó la autoría, fue exculpado por un jurado popular de los delitos de homicidio, alegando defensa propia. El veredicto del jurado declaró no culpable a Piñeiro de asestar 57 puñaladas a los dos jóvenes en "legítima defensa" e impulsado por un "miedo insuperable". La sentencia del jurado popular explicaba, además, que Jacobo actuó después de que uno de los dos jóvenes -Anderson- lo amenazara con un cuchillo para mantener relaciones sexuales con él.
También fue indultado por el delito de hurto, que solicitaba la acusación particular. A pesar de que Piñeiro se llevó, presuntamente, una maleta con diversas pertenencias de las víctimas, únicamente se le condenó por el incendio de los dos cuerpos y la vivienda. Presuntamente, Piñeiro encendió un total de cinco focos de fuego, dos de ellos sobre los cuerpos de los jóvenes fallecidos, y después abrió el gas. Por este delito se le impuso una pena de 20 años de prisión.


El Tribunal Superior de Justicia de Galicia decretó nulo el veredicto popular inicial y anunció la celebración de un nuevo juicio, pero mientras no tenga lugar dicho proceso, el imputado debe quedar en libertad, ya que ha agotado el tiempo permitido en prisión provisional.

  • 1