Local

El asesino de Texas no quería ir a combatir al frente afgano

El FBI investiga si el militar actuó por motivos políticos al matar a 13 personas.

el 06 nov 2009 / 21:03 h.

TAGS:

Virgen de Todos los Santos (i), Cristo de la Bondad(c) y Virgen del Amparo (d)

Las autoridades de EEUU inspeccionaron ayer las pertenencias y la vida del mayor Nidal Malik Hasan, un psiquiatra musulmán de carácter solitario, en busca de las razones que le llevaron a disparar contra sus compañeros en la base de Fort Hood (Texas).

Un día después de que 13 personas murieran y otras 30 resultaran heridas en ese ataque, ocurrió un nuevo tiroteo en Orlando (Florida), en el que al menos una persona murió y otras cinco resultaron heridas en un edificio de oficinas a manos de un ex empleado. Los dos incidentes son los últimos de una larga lista de ataques.

Hasan, el autor de la matanza en Fort Hood, no usó armas reglamentarias del Ejército, sino dos pistolas que había comprado a título personal. Se trata de una persona solitaria, cuyos padres murieron jóvenes y que buscaba una esposa musulmana devota, como él. Pese a sus frustraciones personales no aparenta sufrir ninguna enfermedad mental, según manifestaron sus colegas y familiares en la prensa.
La policía militar y federal registró su apartamento en Killeen (Texas) y el automóvil que aparcó en la base y comenzó a entrevistar a personas que lo conocen.

Hasan, de 39 años, permanece mientras tanto en coma en condición estable, tras ser alcanzado por los disparos de una policía civil, la sargento Kimberly Munley. "Se topó con el atacante. En un intercambio de disparos, ella fue herida pero logró alcanzarle cuatro veces. Fue una actuación estupenda y enérgica por parte de esta agente de policía", dijo en una rueda de prensa el teniente general Robert Cone, el comandante de la base.

Ayer comenzaron a conocerse la identidad de las víctimas, jóvenes soldados que se preparaban para ser desplegados en Afganistán o Irak, o que volvían de allí.

Hasan también debía seguir ese camino, dado que tenía órdenes para su envío a Afganistán, la primera vez que iba a la guerra, informó el coronel Steve Braverman. Algunos colegas y familiares dijeron a la prensa estadounidense que quería que EEUU se retirara de esos dos países, que intentó abandonar el Ejército y no deseaba ir al frente, pero enfatizaron que nunca manifestó ideas extremistas.


"Le mortificaba la idea de ser desplegado", dijo al diario The New York Times su primo Nader Hasan. "La gente le contaba a diario los horrores que vieron" en combate, añadió. Hasan, quien nació en Virginia de padres palestinos, estudió psiquiatría en una universidad militar, y en el hospital Walter Reed, la principal instalación para heridos de guerra del Ejército, trató las secuelas psicológicas de los soldados.

El presidente del país, Barack Obama, que asistirá al funeral, instó a los ciudadanos a no "precipitarse a sacar conclusiones" tras el ataque, en una declaración en la Casa Blanca

  • 1