Local

El Athletic, a rematar al Madrid y el Barça, a curarse en salud

Karim Benzema y Sami Khedira son baja segura y la presencia de Cristiano Ronaldo y Marcelo sigue en el aire. El Athletic, a certificar virtualmente su billete europeo. 

el 08 abr 2011 / 18:32 h.

TAGS:

El Athletic se juega su futuro en Europa.

El Athletic Club de Bilbao quiere apuntalar la posición europea en la que se encuentra en la tabla clasificatoria, donde es quinto, con el que sería una sonado triunfo en San Mamés, que puede rematar las reducidas opciones al título del Real Madrid, a ocho puntos del líder.

El equipo bilbaíno ha recobrado el impulso anímico y de resultados que había perdido tras siete jornadas en las que solo había sumado cuatro puntos con una victoria a domicilio en Almería que le ha permitido mantenerse en un privilegiado puesto de la tabla y recobrar el ánimo de cara a un final de campeonato que espera finalizar con un billete europeo.

Para ello intentará repetir el triunfo que ya lograra la temporada pasada frente al Real Madrid en 'La Catedral', un 1-0 que marcó Fernando Llorente casi de inicio y que defendió con uñas y dientes durante el resto del choque fundamentado en un Gorka Iraizoz estelar.

Tanto el portero navarro como el ariete internacional volverán a ser mañana dos de los puntales de un once en el que es duda Iker Muniain, el juvenil que asombrara en su aparición entre la elite y que ya se ha asentado como titular en el primer equipo rojiblanco.

Si no puede jugar el 'espumoso' extremo navarro, será Igor Gabilondo quien ocupe la banda izquierda en un once que tiene a ocho jugadores seguros para el comienzo del choque: Iraizoz, Iraola, San José, Ekiza, Castillo, Javi Martínez, Toquero y Llorente.

Las otras dudas estriban en si Caparrós echa mano de Gurpegui, ya sea de medio centro o en la banda derecha, como en el último partido. En caso de que jugase el damnificado sería Orbaiz o David López, quienes serían titulares de quedarse en el banquillo el de Andonsilla. En una probatura en el entrenamiento del jueves, el técnico sevillano prescindió de Gurpegui. No está tan claro que vaya a hacerlo mañana dado que el navarro fue de los más destacados de su equipo el lunes en la visita al Almería.

Mientras, el Real Madrid viaja a San Mamés con la moral recuperada gracias a la Liga de Campeones, con su goleada al Tottenham (4-0) que le pone con pie y medio en la semifinal, y dejando en el olvido el varapalo liguero ante el Sporting de Gijón, que dejó sus opciones al título como misión imposible.

El cuerpo técnico se agarra a la filosofía del Real Madrid para no bajar los brazos. "Nadie con esta camiseta va a renunciar a nada mientras haya opciones matemáticas", asegura el segundo técnico Aitor Karanka. Pero José Mourinho medirá riesgos.

Medita la opción de hacer jugar a Marcelo y Cristiano Ronaldo. Los dos jugaron el pasado martes el encuentro europeo sin tener aún el alta médica. Álvaro Arbeloa y Esteban Granero están preparados por si la decisión que tomará en el último momento Mourinho va en contra de arriesgar y piensa más en el decisivo mes que afronta su equipo.

En el club ya dan más importancia a los duelos con el Barcelona que decidirán el título de Copa del Rey y la semifinal de Liga de Campeones. A una semana del clásico liguero, el sueño por el título que premia la regularidad se ha desvanecido en el madridismo tras perder su fuerza en el Santiago Bernabéu.

No podrá alinear Mourinho a Sami Khedira, ausente por gripe, ni a Karim Benzema, al que prefiere no forzar recién recuperado de su lesión muscular. Se suman en el capítulo de ausencias los lesionados Fernando Gago y Pedro León. Una visita siempre compleja para el Real Madrid y el clima caliente que siempre le recibe en San Mamés será una prueba difícil de superar para mantener el pulso por un título que se aleja.

El Barça, a secar el efecto Olabe

El Barcelona recibe al colista Almería con el propósito de lograr una victoria que le permita acudir al Santiago Bernabéu en la jornada siguiente, como mínimo, con los ochos puntos de ventaja que tiene ahora mismo sobre el Real Madrid, en tanto que el cuadro andaluz busca el "efecto Olabe".

En el conjunto azulgrana se entiende que éste puede ser un fin de semana propicio para sus intereses. Los madridistas tienen una complicada visita a San Mamés y, de caer ante el Athletic Club, el Barcelona lo tendría todo de cara lograr un triunfo en el Camp Nou que dejaría sentenciada la Liga.

Por eso, el técnico, Pep Guardiola, ha insistido a sus hombres en que no piensen todavía en el hipotético cuádruple enfrentamiento con el eterno rival, sino en salvar este último escollo liguero que les permitiría centrarse, a partir del domingo, en la Liga de Campeones y en la final de la Copa del Rey.

Guardiola no podrá contar para el partido ante el Almería con los sancionados Sergio Busquets y Víctor Valdés. La baja de Busquets dará una nueva oportunidad a Gabi Milito de ocupar el eje de la zaga junto a Gerard Piqué y mantendrá en la titularidad del pivote defensivo a Mascherano.

Más complicada tendrá cubrir la baja de Valdés. Su suplente habitual, José Manuel Pinto, padece una distensión en el tobillo izquierdo y, si en el entrenamiento de mañana por la mañana no recibe el alta, su plaza en el once la ocupará el portero del filial Rubén Miño.

Además de estos dos sancionados, el Barcelona cuenta con la bajas ya conocidas de los lesionados Carles Puyol, que sigue sin recuperarse de la tendinitis que sufre en la rodilla izquierda desde hace más de dos meses, y Eric Abidal, recientemente operado de un tumor en el hígado.

El resto del equipo titular será el habitual. Pedro, una vez superada su pubalgia, recuperará su puesto en el tridente ofensivo, lo que retrasará a Iniesta de nuevo al centro del campo y probablemente deje fuera del equipo a Keita.

El Almería se encomendará mañana al efecto que pueda aportar su nuevo entrenador, Roberto Olabe, para soñar con puntuar en el Camp Nou consciente de la dificultad de enfrentarse a un rival que apura las jornadas para sumar un nuevo título liguero.

Además, el Almería viajará con una defensa en cuadro. Carlos García, que sufre una contractura muscular, no viajará con el equipo, por lo que solo queda en la zaga el peruano Santi Acasiete y el uruguayo Marcelo Silva.

Asimismo, Pellerano es baja obligada después de que el argentino fuese sancionado con dos partidos por su expulsión a la finalización del partido disputado en Gijón, mientras que Ortiz Bernal y Leo Ulloa son los dos descartes por motivos técnicos de Olabe.

Aún así, el conjunto almeriense se ha cargado de moral y confía en el cierto desgaste físico y las rotaciones que pueda llevar a cabo el equipo catalán por su compromiso internacional para hacer daño a domicilio y lograr algún punto que sería trascendental para la lucha por la permanencia.

El Almería, colista de Primera División con 26 puntos, necesita un resultado positivo para no descolgarse del grupo que lucha por la salvación, ya que una derrota podía condenar casi definitivamente a los almerienses al descenso en las próximas jornadas.

  • 1