jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Deportes

El Atlético de Madrid, rival en la final de la Copa

el 11 feb 2010 / 21:29 h.

TAGS:

El Atlético de Madrid será el rival del Sevilla en la final de la Copa del Rey, cuya fecha y sede se decidirán hoy en la Federación Española de Fútbol. Ayer, los colchoneros, que habían ganado 4-0 el partido de ida, dejaron en la cuneta al Racing de Santander, para el que no hubo milagro alguno. Será la primera vez que Sevilla y Atlético de Madrid midan sus fuerzas en una final.

Tras conocerse los nombres de los dos finalistas, hoy, sin tiempo que perder, se celebrará una reunión en la capital de España entre sus representantes -por parte nervionense tiene previsto asistir Manuel Vizcaíno, subdirector general de Organización y Gestión- y los de la Federación Española de Fútbol para elegir el escenario de la final y acordar el reparto de localidades para cada afición, entre otros aspectos. una final inédita.

A lo largo de la historia, Sevilla y Atlético se han enfrentado en 16 partidos de Copa, que van desde la liguilla de la Copa del Rey Alfonso XIII de 1925 a los cuartos de final de 2004, año de su último duelo en este torneo. Y la igualdad no puede ser mayor: siete victorias para cada uno y dos empates. Además, nunca se han visto las caras en una ronda superior a cuartos de final, lo que pone un atractivo más al duelo.

Para el conjunto colchonero, ésta será su decimooctava final de Copa, de las cuales ha ganado nueve: 1960, 1961, 1965, 1972, 1976, 1985, 1991, 1992 y 1996. Su último título, por tanto, lo conquistó hace ya catorce años, pues cuenta por derrotas las dos últimas finales que ha disputado: 0-3 ante el Valencia (1999) y 1-2 ante el Espanyol (2000).

UN DUELO QUE SE ACOGE CON RECELO. A diferencia de lo ocurrido en 2007, cuando el Sevilla disputó y ganó su última final, el enfrentamiento ahora con el Atlético se acoge con bastante recelo. Primero, por tratarse de un reconocido enemigo deportivo, rival directo en los últimos años y con el que las relaciones nunca ha sido especialmente buenas. Basta recordar los incidentes entre jugadores, aficiones y hasta directivos para encontrar las causas de que cada choque entre ambos equipos sean esperados por las aficiones. Y segundo porque son capaces tanto de lo mejor como de lo peor esta temporada.

...Y UNA RESACA ESPECIAL. Sin ir más lejos, la clasificación del Sevilla para la final ha estado marcada por el innegable éxito que representa a nivel deportivo e institucional, pero también por una resaca bastante especial. Muchos son los aficionados que han mostrado su profundo malestar con la imagen dada en el Coliseum, y de nuevo la figura de Manolo Jiménez vuelve a tener protagonismo.

Un malestar que, además, no es infundado. Una cosa es el éxito, indudable y que debe valorarse en su justa medida por lo inusual (séptima final en este torneo en más de un siglo de existencia) y otra la imagen dada, hasta el punto de que el Getafe estuvo cerca de amargar la Copa al Sevilla pese al 2-0 de la ida. Muchos jugadores, por diferentes razones, demostraron no estar a la altura de las circunstancias y Jiménez no ha salido reforzado como debería un técnico que lleva a un equipo a la final. Los continuos vaivenes, y muy especialmente la imagen de Getafe, acentúan el debate entre jimenistas y no jimenistas

  • 1