Local

El atolladero de Calatrava

El sistema actual convierte a la Alameda en un muro infranqueable para los coches que deben dar toda la vuelta.

el 23 ene 2010 / 20:22 h.

TAGS:

Los conductores particulares que acceden cada día a la calle Calatrava en dirección Alameda desde la Barqueta se ven obligados a afrontar un farragoso recorrido en el caso de elegir las salidas situadas a su izquierda para abandonar esta calle.Tan sólo el transporte público y los vehículos con destino a los hoteles del Centro tienen permitida su entrada a la Alameda, con lo cual el resto de particulares están forzados a salir de Calatrava al alcanzar la calle Crédito. Sin embargo, si el conductor opta antes por tomar alguno de los giros de su izquierda, el recorrido necesario para volver a Torneo supera en más del doble a los giros de su derecha.

Son tres las salidas que existen en esta calle a mano izquierda: la calle Vib Arragel y los pasajes Conde de Mejorada y Marqués de Esquivel. Tomar alguna de estas opciones lleva a realizar un recorrido que desemboca obligatoriamente en la Ronda, con lo cual la distancia para volver a una de las arterias principales de Sevilla como es la avenida de Torneo supera los 2,3 kilómetros. En cambio, esto no sucede con los giros a la derecha que plantean la calle Reposo o la última opción, la de la calle Crédito. El trayecto necesario entonces para volver a Barqueta no alcanza el kilómetro.

El de la calle Calatrava no es el único problema. Feria es también un atolladero del cual resulta casi imposible salir sin llegar hasta su final. Desde su inicio en el cruce con la calle de Viriato el tráfico procedente de una docena de calles, pero tan sólo la mitad de éstas permite salir de la emblemática calle antes de llegar a Resolana, donde termina. Estas seis posibles salidas no se ajustan del todo a la realidad: tan sólo la calle Relator permite abandonar completamente la calle Feria, con destino a la calle San Luis..

La Alameda de Hércules ejerce en cierta medida de muro infranqueable, lo que se suma a la restricción al tráfico privado de la calle Lumbreras y la limitación para garajes de la calle Pacheco y Núñez del Prado, las tres zonas afectadas por la nueva reordenación viaria.

  • 1