Local

El atracador fallecido quedó libre porque todas sus armas eran legales

El atracador muerto en el asalto a un supermercado de Nervión el pasado viernes quedó libre, aunque en junio se le detuvo por varios robos y se encontró en su casa un arsenal.

el 15 sep 2009 / 17:54 h.

TAGS:

El atracador muerto en el asalto a un supermercado de Nervión el pasado viernes quedó libre, aunque en junio se le detuvo por varios robos y se encontró en su casa un arsenal, debido a que era cazador, las armas tenían permiso y la Policía certificó que carecía de antecedentes.

Fuentes judiciales salieron ayer al paso de las críticas de la Policía Nacional por la puesta en libertad del delincuente que murió en el tiroteo, en el que hirió gravemente al comisario del distrito Sur, Jesús Gómez Palacios. Las fuentes insistieron en que los datos existentes no permitían deducir que el arrestado fuera potencialmente peligroso.

Según su versión, cuando Bernardo M.S. fue puesto a disposición judicial el pasado junio, acusado de robar motos en un taller, la Policía certificó al juez que las seis escopetas de caza y un rifle que guardaba en una finca de su propiedad en Carmona tenían la correspondiente licencia.

El atestado policial dio cuenta entonces de que había una única guía de pertenencia dudosa, que era la de una pistola del calibre 6,35, pero el informe definitivo que acreditó su ilegalidad no llegó al juzgado hasta un mes después, cuando se terminaron las gestiones para comprobarlo.

Las citadas fuentes rechazaron las declaraciones del jefe superior de Policía, Enrique Álvarez Riestra, quien pidió públicamente explicaciones al juez por haber dejado en libertad a "un peligroso delincuente" que tenía "un arsenal de armas" en su domicilio. Riestra reiteró además que ese tipo de decisiones son frecuentes.

Las fuentes judiciales dijeron a Efe que el juez de Instrucción 4 de Sevilla dejó en libertad al detenido porque era un delincuente "primario", sin antecedentes penales ni policiales, y además él mismo llevó a la Policía a la finca donde guardaba las motos robadas y las armas que ahora son objeto de polémica. Según estas fuentes, Bernardo no era "un delincuente que lleva un arma y está dispuesto a utilizarla", como lo definió el jefe policial, sino que "en aquel momento nada indicaba que se tratase de un delincuente potencialmente peligroso".

El viernes, el hombre atracó el supermercado Bon Sabor de la Gran Plaza junto a un compinche. Al percatarse de la presencia de Gómez Palacios, que no estaba de servicio pero se identificó como policía, el atracador le disparó a quemarropa en el abdomen. El policía fue operado y permanece hospitalizado, aunque dada su mejoría ayer salió de la UCI y pasó a planta. A su vez, Gómez Palacios respondió a los disparos y mató al delincuente. El segundo atracador escapó y continúa huido.

Bernardo M.S. había sido llevado ante el juez tras abrir con una llave duplicada un taller de motos y llevarse varias, por lo que la Policía le imputó un delito de robo con fuerza. Las fuentes precisaron que, incluso si hubiera sido acusado de tenencia ilícita de armas, la pena aparejada hubiese sido de un año de cárcel que, al carecer de antecedentes, no habría cumplido. El fallecido era un mecánico en paro, con tres hijos y recién separado de su esposa, que le había denunciado por impago de la pensión alimenticia.

El Sindicato Unificado de la Policía, SUP, también lamentó su puesta en libertad. Su secretario general en Sevilla, Manuel Espino, aseguró que está a la espera de verificar los datos sobre su arresto y puesta en libertad, así como la identidad del segundo atracador, ya que los investigadores creen que se trata de otro delincuente con numerosos antecedentes. De ser así, el SUP pedirá explicaciones de la actuación de jueces y fiscales al Consejo General del Poder Judicial.

  • 1