miércoles, 12 diciembre 2018
00:41
, última actualización
Local

El atracador herido en San Juan cuenta con 16 detenciones anteriores, la última por malos tratos

Los dos detenidos llegaron a la sucursal en ciclomotor y entraron al  establecimiento cubiertos con cascos y ropa de abrigo

el 25 may 2012 / 10:18 h.

TAGS:

El atracador herido durante el tiroteo mantenido esta mañana con agentes de la Policía Local de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) a las puertas de una sucursal bancaria de Cajasol cuenta con 16 detenciones anteriores, la mayoría entre 1980 y 1990 a excepción de la última, que se practicó en el año 2008 por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, según han informado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación.


Así, las mismas fuentes han indicado que este atracador, identificado como Francisco R.G., nacido en 1963 en Ecija (Sevilla) y que se encuentra ingresado en estado grave en el Hospital Virgen del Rocío con dos heridas de bala en el tórax, ha sido detenido por la Policía Nacional y la Guardia Civil en 16 ocasiones anteriores por distintos robos con violencia e intimidación y sustracción de vehículos.

Su última detención data de 2008, cuando fue imputado por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, han señalado las fuentes, que han recordado que el sospechoso continúa ingresado bajo custodia policial en el Virgen del Rocío, mientras que el otro detenido, J.M.M.G.J., se encuentra en dependencias policiales en espera de ser puesto a disposición judicial, para lo que la Policía cuenta con un plazo de 72 horas.

Precisamente, el segundo de los detenidos es natural de Sevilla, cuenta con 56 años y ha sido detenido en 20 ocasiones anteriores, la última en 2001 por homicidio doloso, aunque por el momento se desconoce si se trató de un homicidio intentado o consumado. Así, ha sido detenido por la Policía en 13 ocasiones por delitos relacionados con robos con violencia e intimidación, sustracción de vehículos y tráfico de drogas, mientras que su última detención fue la referida de 2001. A estas detenciones habría que sumar otras siete practicadas por Guardia Civil.

Al hilo de ello, fuentes cercanas al caso han indicado a Europa Press que este detenido ha pasado varios años de su vida interno en distintas cárceles andaluzas por la comisión de delitos, donde ha demostrado ser una persona "muy violenta y peligrosa", todo ello hasta que el pasado día 28 de abril de 2011 abandonó el centro penitenciario de Huelva tras cumplir la pena correspondiente, que según las fuentes podría estar relacionada con el homicidio doloso cometido. De esta manera, llevaba poco más de un año en libertad.

Ha sido a las 8,35 horas de este viernes cuando varios particulares han llamado al servicio de Emergencias 112 alertando de que se estaba produciendo un atraco en una sucursal bancaria de Cajasol ubicada en el barrio de San Juan Bajo y de que, incluso, habían escuchado ruidos de disparos, por lo que se dio aviso a Policía Nacional, Local y servicios sanitarios del 061.

LA VICTIMA ESPERABA AL AUTOBUS

Así, fue avisada una patrulla de la Policía Local que se encontraba cerca del lugar de los hechos, que se trasladó hasta la sucursal y sorprendió a los dos atracadores cuando salían con el botín de la sucursal ubicada en la calle Antonio Machado, momento en que se ha iniciado un tiroteo en el transcurso del cual uno de los disparos cruzados entre policías y detenidos ha alcanzado a Concepción Barreiro, una mujer de 54 años que se encontraba junto a su hija esperando al autobús en una parada cercana para ir al médico, y que ha fallecido a consecuencia de una bala perdida que le entró por la nuca.

Las fuentes consultadas por Europa Press han señalado que los dos atracadores llegaron a la sucursal en un ciclomotor y, tras ello, entraron en el establecimiento armados con pistolas y cubriendo sus rostros con cascos integrales de moto, mientras que también portaban ropa de abrigo, al parecer abrigos largos, para tapar la ropa que llevaban debajo. Una vez en el interior, llegaron a retener bajo amenazas a una persona mientras se hacían con el botín, cuya cantidad no ha trascendido y que ha sido recuperado por la Policía.

La investigación del luctuoso suceso corre a cargo del Grupo de Atracos del Cuerpo Nacional de Policía, cuyos agentes tratan de dilucidar las circunstancias del suceso y de identificar el arma que disparó el proyectil que alcanzó a la víctima, algo que se dilucidará una vez le sea practicada la autopsia al cadáver y se extraiga el proyectil para el posterior análisis por parte de la Policía Científica.

  • 1