Local

El auge de la economía peruana no tira de una comunidad muy arraigada

Movimiento por la Paz y el consulado informan en unas jornadas de los programas de retorno.

el 13 mar 2014 / 22:42 h.

TAGS:

El último padrón municipal arroja una población peruana residente en Sevilla de 4.000 personas, de las que 1.731 tienen nacionalidad española (Perú, a diferencia de otros países latinoamericanos, permite tener doble nacionalidad y en 2012 la obtuvieron 239 peruanos asentados en Sevilla). No es ni mucho menos la colonia extranjera más numerosa (este puesto lo ocupan rumanos y marroquíes). Ni siquiera la mayor comunidad latinoamericana residente en la provincia (Colombia, Bolivia y Ecuador tienen más compatriotas en Sevilla). Y pese a que la economía de su país de origen está viviendo un momento boyante, y el Gobierno peruano aprobó el año pasado una Ley de retorno voluntario –sin incentivos económicos como el programa español–, no están volviendo masivamente a su país porque es una de las comunidades más arraigadas. Con todo, sí demanda información sobre los trámites para este proceso por si acaso, y les interesa especialmente todo lo referente a la homologación de títulos académicos y reconocimiento de experiencia profesional. Para responder a éstas y otras preguntas, Movimiento por la Paz (MPDL)celebró ayer una jornada informativa en el Consulado de Perú en la capital. peruanosMovimiento por la Paz es una de las ONG que tramita los programas de retorno voluntario subvencionados por el Gobierno español. Existen dos modalidades de programa:el retorno voluntario asistido y las ayudas al retorno productivo destinada a aquellos que prevén iniciar un microproyecto empresarial en su país. Desde 2009, 288 peruanos residentes en España se han acogido a la primera modalidad para volver a su país (21 en Andalucía y cinco en Sevilla) y 864 a la segunda (41 vivían en andalucía y diez en Sevilla). En total, MPDLha tramitado el retorno de 125 peruanos que se han acogido a las ayudas estatales. Hay que tener en cuenta que éstas van dirigidas a inmigrantes en situación irregular y sin nacionalidad española y el 98% de los peruanos residentes en España tiene sus papeles en regla. Desde el Consulado de Perú explicaron que la inmigración procedente del país andino ha vivido tres etapas. En los años 70 llegaron muchos para estudiar, con becas, carreras como Medicina e Ingenierías. Éstos se casaron con españoles, han formado una familia en el país y están totalmente arraigados. En la década de los 90, hubo una oleada de inmigrantes huyendo por un lado de la mala situación económica del país pero también del terror sembrado por los guerrilleros de Sendero Luminoso. Y en el año 2000 hubo un boom aprovechando los últimos tiempos en los que no se les exigía visado para estancias como turistas, que a partir de entonces se impuso (actualmente se está de nuevo debatiéndose la retirada de la exigencia de visado de turistas para peruanos y colombianos en el espacio espacio Schengen con una duración máxima de tres meses). A diferencia de otras comunidades latinoamericanos que emigran teniendo claro que es temporal para trabajar y ahorrar lo suficiente como para labrarse un futuro en su país de origen, a los peruanos «les cuesta irse». En el Consulado sí detectaron un volumen importante de retornos en 2010, cuando la economía peruana comenzó a despegar pero «ahora están más viendo a ver qué pasa y hay gente que lleva año y medio informándose pero no acaban de decidirse». También ha habido un movimiento interno de esta comunidad inmigrante en España que, en el caso de Sevilla, se ha notado especialmente con la recepción de personas procedentes sobre todo de Madrid y Barcelona. Madrid concentra al 42% de los peruanos residentes en España, Cataluña al 31% y Andalucía tiene la tercera colonia más amplia pero a muy larga distancia, el 5% del total. También hay salidas a otros países europeos como Alemania y a EE.UU. En marzo del año pasado, el Gobierno peruano aprobó una ley de retorno que no incluye ayudas económicas para reestablecerse allí más allá de exenciones en tasas de aduana para la mudanza de enseres y oficinas especializadas en la convalidación de títulos y experiencia. De hecho, en este año, el Consulado de Sevilla solo ha tramitado diez tarjetas de emigrantes retornados acogidos a esa ley.

  • 1